Martes, 11 de agosto, 2020  |  

- 5 febrero, 2020 -

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y Jubilado. Cuando la mayoría de los españoles, viven con su corazón en el puño, pensando en el peligro... El virus de la corona a combatir

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y Jubilado.

Cuando la mayoría de los españoles, viven con su corazón en el puño, pensando en el peligro del Coronavirus, a mí personalmente me tiene mucho más preocupado otro virus de carácter nacional y enorme trascendencia socio-política y económica, que va a perturbar las condiciones de vida de todos los españoles durante muchos años, si no encontramos en antídoto para acabar con esa epidemia que está invadiendo toda nuestra piel de toro.

A principios de esta semana, cuando Congreso y Senado reunidos en la Sesión Inaugural de la 14ª Legislatura presidida por su Majestad Felipe VI, celebraban este acto protocolario de acatamiento a la Constitución y a la legalidad vigente en España, en el mismo recinto pero en una sala diferente, apareció oficialmente el virus de la corona.

Ya se había presentado en sociedad con relativa frecuencia en otros lugares y situaciones, pero la osadía de los delincuentes se superó a sí misma esta vez, para convocar a los medios de comunicación en la misma Sede Institucional en la que reside la esencia de nuestra Democracia, para expresar su rechazo total a nuestro Monarca y por ende a nuestra Constitución, que ellos mismos juraron o prometieron hace apenas una semanas para hacerse acreedores a cobrar unos emolumentos muy importantes, en virtud de ese acatamiento al orden Constitucional del que ahora reniegan.

Y tuvo que ser Rufián (nunca conocí a nadie a quien le cuadrara mejor su apellido) quien en un alarde de cinismo e indignidad, se erigiera públicamente en representante de ERC, Junts X Cat, Bildu y BNGA (lo peor de cada rincón español) no reconociendo ni a nuestro Rey ni a nuestra Legalidad Vigente, pese a su promesa hecha pública recientemente de su acatamiento.

El PNV sí estuvo presente en el acto institucional, aunque se mantuvieran impertérritos, sin aplaudir ni manifestar gesto alguno. Ni aplausos de adhesión ni gestos de desprecio, ya que ellos mejor que nadie han sabido manejar los tiempos y las circunstancias para aprovecharse del resto de los españoles.

Ellos han dejado siempre que otros sacudieran el árbol, para recoger los frutos que caían del mismo.

Y siguen en las mismas.

No se les puede catalogar de ladrones, porque no roban a nadie, pero aceptan gustosos lo que reciben de España y que se les detrae al resto de los españoles por decisiones interesadas de quienes nos Gobiernan.

Por primera vez, vimos a Pablo Iglesias, a su esposa y a todos los Ministros comunistas del actual Gobierno, aplaudir emocionados el discurso real, al igual que los socialistas, pero en este caso y en mi opinión estaban ovacionando a los salarios que se habían fijado ellos mismos, tan abundantes como injustificados de momento.

La bancada de congresistas de Podemos, tampoco aplaudió el discurso del Monarca en su mayoría, porque evidentemente se habían quedado atrasados en sus percepciones y es bien sabido que “Si quieres que te aplaudan Pablo e Irene, dales un Ministerio por cada nene” y no todos ellos podían monopolizar los Ministerios, porque también Pedro necesitaba muchos para los suyos.

En fin, que mientras unos pecaban por acción al evidenciar y hacer circular en las Cortes Españoles el Virus de la Corona, otros pecaban por omisión, por habérselo permitido y haber pactado con ellos un Gobierno inestable, que difícilmente podrá consolidarse si no es en detrimento de la unidad española y la Constitución.

Tan sólo los partidos realmente Constitucionalistas y comprometidos con la unidad de España y su Constitución, como el PP, VOX y Ciudadanos aplaudieron con absoluta sinceridad y lealtad el discurso de Felipe VI, convencidos de que es la Institución más respetada y respetable históricamente por todos los españoles, ¿Se tomarán medidas lógicas y naturales para privar de sus cargos y retribuciones a todos esos políticos a los que representaba Gabriel Rufián?

¿Se abrirán expedientes aunque solo sea informativos y se les hará concurrir oficialmente a las Cortes, para que confirmen o nieguen su acatamiento a la Constitución?

¿Se les podrá juzgar por perjurio, o promesas incumplidas en el acto de toma de posesión de su Acta?
Doctores tiene el Parlamento, para decidir sobre ese tema, pero mucho me temo, que van a ser los intereses de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias conjuntamente, los que priven sobre los derechos del Rey a ser respetado y de la Constitución a ser cumplida y acatada, hasta que no se cambie con la mayoría requerida legalmente.

Estoy convencido, que este Virus de la Corona, que se ha extendido imperceptiblemente como una mancha de aceite en nuestras instituciones, es mucho más letal que el Coronavirus que tanto espacio ocupa en todos nuestros medios de comunicación ahora.

Hasta la semana que viene amigos.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *