Sábado, 24 de octubre, 2020  |  

- 24 septiembre, 2020 -

Begoña Carrasco. Portavoz del GMP de Castellón. El tiempo es oro. Lástima que el equipo de gobierno municipal no lo entienda así. Desde el... El tiempo es oro

Begoña Carrasco. Portavoz del GMP de Castellón.

El tiempo es oro. Lástima que el equipo de gobierno municipal no lo entienda así. Desde el PP llevamos semanas pidiendo que se activen medidas económicas y fiscales para ayudar al tejido comercial, y también para el conjunto de las pymes y autónomos de esta ciudad del sector de la hostelería y los servicios en general, para ayudarles a afrontar la complicadísima coyuntura a la que se están enfrentando en estos días. Pero no hay manera.

Septiembre encara su fin y continuamos en el mismo punto que hace seis meses: ni una sola medida ha llegado al bolsillo de los castellonenses.

No seré yo quien diga que el equipo de gobierno municipal del Ayuntamiento de Castellón no ha hecho nada. Lo que sí es evidente es que todos los esfuerzos han sido insuficientes, y desde luego, han pecado de falta de ambición.

Desde el 12 de marzo, el Partido Popular viene presentando una y otra vez medidas que dinamicen el comercio y la economía de la ciudad, con bonificaciones fiscales, con líneas de apoyo directos. Lo volvimos a hacer el 2 de abril. Y en mayo, y en junio… Hasta tres planes hemos presentado. También una línea de 1,2 millones de euros para dar ayudas directas al alquiler de locales de hasta 1.500 euros por negocio, o la activación de una campaña de cheques descuentos en comercios por valor global de 200.000 euros. Todo desestimado.

Pero teníamos la razón. Más allá de tacticismos políticos, algunas de las cuestiones que propusimos al PSOE, Compromís y Podemos las han acabado poniendo en marcha. Lamentablemente, eso sí, muchos meses después de que las solicitara el PP, y con cuantías ínfimas. ¿Cuántos negocios se hubieran podido salvar, y cuántos empleos, si las hubieran aceptado en el primer momento?

Si las hubiesen estimado cuando tocaba, los restauradores de esta ciudad, podrían haberse exonerado de pagar la tasa de terrazas desde abril, no desde julio. Y lo mismo con la línea de ayudas al alquiler que propusimos en mayo, pero que Amparo Marco no ha terminado de ‘calcar’ hasta el 17 de septiembre, mientras que los cheques descuentos que ofrecimos en junio no se han activado hasta septiembre.

Tan incongruentes son que, precisamente, a la campaña de cheques/bonos de descuentos solo han destinado 5.000 euros para toda la ciudad, lo mismo que cobra un solo concejal del equipo de gobierno en un mes. Pero es que encima, a la publicidad de esa misma campaña han dedicado casi 20.000 euros. Cuatro veces más. Un sinsentido.

Nuestro tejido comercial de proximidad se muere. Necesita ayuda urgente y medidas eficaces. El tiempo es oro. Es hora de trabajar por los castellonenses. Los vecinos de esta ciudad no pueden esperar más.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *