Lunes, 25 de marzo, 2019  |  

- 28 diciembre, 2018 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Escribo esta columna la noche de los Santos Inocentes y no puedo evitar el considerar a Rafael Simancas y... El PSOE lo pierde todo y lanza a Vox

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Escribo esta columna la noche de los Santos Inocentes y no puedo evitar el considerar a Rafael Simancas y a Susana Díaz como los autores de la más lamentable inocentada que se ha llevado a cabo ayer, cuando tanto
el uno en Madrid, como la otra en Sevilla, llamaron el Pacto de la Vergüenza y la Traición, al firmado por el PP y Ciudadanos con el apoyo externo de VOX, para formar el nuevo Gobierno Andaluz.

El PSOE hasta ahora sólo había ido perdiendo consecutivamente elecciones cada vez que Pedro Sánchez se iba hundiendo en su propia miseria política y moral, pero ahora acaba de perder el sentido común, la vergüenza y la
formas, cuando trata de avergonzar a los partidos verdaderamente constitucionalistas, por aceptar el apoyo de VOX, para formar gobierno.

Esta pareja de “catetos”, no sé si de una forma inconsciente o muy consciente, no se han parado a pensar en los efectos secundarios de sus calificativos en relación a las respuestas que iba a recibir Pedro Sánchez y ellos mismos, por sus Pactos de la Traición a España, a su Constitución y a su Monarquía Constitucional, cuando hace apenas unos meses, pactó su Presidencia de Gobierno con los golpistas independentistas catalanes, con los independentistas y “filoterroristas vascos” y con los republicanos impenitentes de Podemos.

Todos ellos han demostrado salirse de las normas y leyes vigentes en España, mucho más que VOX y sin embargo entonces nadie tuvo el valor suficiente para denunciar a quien pactaba con todos esos enemigos de España.

He tenido la paciencia de leerme uno a uno cada uno de los 100 puntos del programa de VOX, y cada vez que escucho a gentuza de la izquierda radical llamarles “herederos del franquismo” “fascistas” o “extrema derecha”, nunca ninguno de ellos, ni tampoco los de Ciudadanos que por momentos también “les pusieron la proa” irracionalmente, a continuación explicaron razonadamente por que les descalificaban así.

Vaya por delante que ni he sido militante nunca del PP, ni de ningún otro partido, ni lo soy ahora de VOX,  precisamente para poder expresarme como lo hago, con libertad y sin estar condicionado por mi militancia. Pero si que he votado toda mi vida, y nunca he escondido mis preferencias.

Aún no tengo claro si votare el PP o a VOX o a los dos según sea en las Autonómicas, en las Municipales o en las Generales, ya que ni siquiera conozco a sus candidatos, pero si tengo claro a quien no votaré.

Hasta que Marín en Andalucía, Valls en Barcelona y Villegas en toda España, empezaron a crear el cinturón sanitario tan habitual entre los partidos de izquierdas a quienes apuntan a rivales en potencia como lo ha demostrado ser VOX para Ciudadanos, todavía hubiera podido votar a los “naranjitos”, porque no descartaba a Albert Rivera.

Al no salir este señor a desmentir el posicionamiento de sus segundones, los tres ex socialistas y por lo tanto siempre como posibles “cabras que tiren a su monte”, mi fe en ellos no tiene razón de ser.

Además estoy seguro de que Ciudadanos, nunca va a gobernar ni en Cataluña ni en España ni en ningún municipio catalán ni español, si no es de la mano del PP y de VOX, porque hay que ser engreídos o estúpidos,
para no darse cuenta de eso.

EL PSOE con sus guerras internas y las locuras de Pedro Sánchez, se ha condenado al ostracismo para muchos años y por eso este pobre hombre no se atreve a convocar Elecciones Generales, porque él mejor que nadie sabe que el descalabro en cualquier tipo de elección en un futuro inmediato, será apoteósico.

Por eso alarga su agonía y trata de desquiciar al bloque constitucionalista en el que PP y Ciudadanos presumiblemente van a ser las dos fuerzas mas votadas, porque si el PSOE está en ruinas, Podemos nunca va a
volver donde llegó y ahora llega VOX que va a capitalizar mucho del voto del descontento tanto de la derecha como de la izquierda, porque aunque se le quiera presentar como de “extrema derecha” para descalificarle, dice en “VOX alta” lo que pensamos íntimamente millones de españoles y no se han atrevido a reconocerlo hasta ahora.

No todos esos millones, vamos o van a votar a VOX, pero sin duda muchos sí que lo harán, porque saben que este partido nace sin compromisos políticos ni prebendas que respetar y con las manos limpias para poder ejecutar sus principios fundamentales o al menos para poder pactar muchos de ellos con el PP y Ciudadanos si estos no prefieren alinearse con lo que quede del PSOE, para fulminar al socialismo español, como lo hizo Macron en Francia, que todo es posible.

Por lo visto los socialistas, los de Podemos y los de Ciudadanos, no están en contacto con la sociedad actual y no se han enterado que el mayor nido de votantes de VOX se alimenta de gente de menos de 45 años que difícilmente pueden ser “franquistas” porque ni habían nacido ellos en 1975 al morir Franco.

Aseguraría que la inmensa mayoría de sus dirigentes y militantes (al menos los que yo conozco) aún estaban en enseñanza primaria cuando Franco murió, pero como a la izquierda radical y menos radical, no le queda otro recurso político que resucitar a Franco para inventarse un enemigo, cualquier adversario o formación política que llega con ideas que no son las suyas, la única forma que encuentran de descalificarles es insultándoles como “franquistas, fascistas o de extrema derecha”.

Y así están magnificando y fortaleciendo a VOX, que si en Andalucía ha demostrado una implantación importante partiendo de cero, estoy convencido de que en las Europeas va a sacar mas de 12 eurodiputados, y tanto en Municipales como en Autonómicas va a tener la llave de la gobernabilidad en Comunidades Autónomas, grandes ciudades y capitales de provincia alcanzando mas de 1.000 concejales y más de 50 alcaldías.

Soy una persona a la que le gusta arriesgarse en sus apreciaciones y que conste que hablo a seis meses vista y no dispongo de los medios adecuados para hacer mis análisis políticos con bases científicas y me fio de mi intuición y por eso si se empeñan tanto PSOE, como Podemos e incluso algunos personajes de Ciudadanos en tratar de imponer
irracionalmente el cordón sanitario respeto a VOX, ese será uno de los mejores argumentos para votar a VOX, quienes no se fían de ellos, es decir gran parte de la abstención socialista, podemita e incluso ciudadana acabará
recurriendo al voto a VOX, al igual que lo hicieron en 2015 en el voto a Podemos, que ha acabado por suicidarse con los lamentables ejemplos de Pablo Iglesias y sus “mariachis” una manada de vividores que han demostrado lo que eran en cuanto han tenido ocasión de llevar una vida de capitalistas multimillonarios apoyándose en la miseria de sus votantes.

Han sido una autentica factoría de parados y encima no han recortado ni uno solo de los gastos prescindibles del Estado y nos han acribillado a impuestos y tasas a todos los españoles indiscriminadamente, es decir tanto a las clases altas, como a las medias y a las menos favorecidas.

Sólo han pensado en ellos mismos, por eso poco a poco han emprendido la pendiente de bajada en todas las elecciones consecutivas, pese a buscar alianzas con todas las “mareas” habidas y por haber.

Feliz Año Nuevo, lleno de paz, amor y felicidad

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *