Miércoles, 16 de octubre, 2019  |  

- 26 septiembre, 2019 -

Enrique Domínguez. Economista. Junto al proceso de desaceleración de la actividad económica castellonense, que también se da en el ámbito regional, estatal e internacional,... ¿Incertidumbre? Demasiada

Enrique Domínguez. Economista.

Junto al proceso de desaceleración de la actividad económica castellonense, que también se da en el ámbito regional, estatal e internacional, asistimos a una creciente incertidumbre, a la aceleración de las dificultades y de los problemas no solo a medio y largo plazos sino también a corto.

A la vuelta de la esquina, como se suele decir, tenemos el Brexit. Creo que nadie tiene claro qué va a pasar a partir del primero de noviembre (todos saben lo que solemos hacer en esa fecha), si habrá un brexit duro, si se solicitará una prórroga, si se aceptará el actual acuerdo, si… Lo que sí es seguro y lo que las empresas deben tener presente (y lo saben desde hace bastantes meses) es que habrá que tratar a Gran Bretaña como a un país tercero, lo que implicará la adopción de aranceles en el comercio exterior, la existencia de aduanas y de trámites en ellas, la necesidad de nuevas homologaciones de los productos o la obligatoriedad, en su caso, de certificados de origen. Y eso ya deberían tenerlo previsto.

La consecuencia del Brexit la sufrirá no solo el Reino Unido sino también la Unión Europea y nosotros. Se contraerá varios puntos el PIB británico depreciándose la libra esterlina y disminuyendo el poder adquisitivo del ciudadano y las empresas, lo que reducirá sus importaciones y abaratará sus exportaciones; la City perderá peso. Nosotros también veremos efectos negativos en el PIB, exportaremos menos automóviles, cítricos y azulejos, entre otros bienes; vendrán menos turistas que gastarán menos, percibirán menos ingresos por las pensiones los británicos residentes aquí.

Pero, ¿cuánto tiempo durará esta situación? No soy adivino, aunque, seguramente, demasiado. Un efecto colateral del Brexit, no desdeñable, será la actuación de Trump apoyando al Reino Unido y obviando (cuando no, fastidiando) a la UE. Téngase en cuenta que en julio de 2018 se llegó a una tregua para evitar una guerra comercial entre Europa y Estados Unidos (USA).

Pero también hay otro problema que puede acelerar los efectos de ese Brexit; es la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Si se acentúa, sufriremos también las medidas de USA y, seguramente, también exportaremos menos cítricos y azulejos a ese mercado. Y todos sufriremos también de ese incremento del proteccionismo mal entendido y del “América primero”. Aunque se abrirá el mercado chino para determinados productos.

Además, no hay que olvidar el papel que Rusia quiere tener y que intenta conseguir a cualquier precio. Si se pudiera eliminar el veto a la exportación de productos agrícolas, tal vez se recuperaría en parte el mercado para los cítricos y otras frutas pero el de las hortalizas sería muy difícil ya que están ampliando muchísimo el número de invernaderos.

Tampoco hay que olvidar que la Unión Europea, con o sin Reino Unido, tiene poco de unida, que el auge de los partidos euroescépticos y de extrema derecha son un grave handicap para que sea el cuarto gran bloque junto a China, USA y Rusia. Sin olvidar que Alemania puede caer en la recesión.

Y también hay que tener muy presente la falta de consenso en la política nacional. Aunque parezca que con un gobierno en funciones, España sigue liderando el crecimiento de la UE (también lo lidera en el porcentaje de parados sobre la población activa), la falta de objetivos claros, el exceso de interés en perpetuarse en el poder, sea el partido que sea, en lugar de conseguir un mayor bienestar para el colectivo ciudadano, la falta de consenso en temas clave, el cortoplacismo en lugar de preparar el futuro del país a medio plazo, es otro de esos problemas cuya aceleración se aprecia. ¿Conseguirán las cuartas elecciones en cuatro años mitigar, al menos, este problema? Lo dudo, desgraciadamente.

En resumen, por un lado se desacelera la actividad económica, no solo provincial sino también regional, nacional e internacional, y por otro se aceleran los problemas en el horizonte, incluso próximo incrementándose la incertidumbre. Incertidumbre que no veo que se reduzca. ¿Qué opinan ustedes?

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *