Miércoles, 16 de octubre, 2019  |  

- 23 septiembre, 2019 -

Enrique Dominguez. Economista.  Que la economía castellonense está perdiendo fuelle en los últimos meses lo confirman cada vez más un creciente número de indicadores.... ¿Desaceleración? Sí

Enrique Dominguez. Economista. 

Que la economía castellonense está perdiendo fuelle en los últimos meses lo confirman cada vez más un creciente número de indicadores. Se está produciendo una desaceleración de la actividad económica.

Para constatar este hecho vamos a utilizar un abanico de indicadores y compararemos la variación en términos porcentuales registrada en el primer semestre del año en curso respecto a igual periodo de 2018 frente a la registrada en similares intervalos de 2018 y 2017. Pero no se asusten, apenas voy a anotar cifras o porcentajes; sólo escribiré su comportamiento en términos cualitativos.

Hay que señalar que algunos indicadores siguen una trayectoria que puede contradecir la afirmación anterior, pero no vamos a entrar en las posibles razones porque excedería el espacio de este comentario.

Dentro de los indicadores de demanda, se incrementa el número de turismos matriculados pero se contrae bastante el de camiones y furgonetas matriculados; aumenta, sin embargo, el consumo de gasolinas y de gasóleo A mientras crece menos el de gasóleos B y C. A diferencia de 2018 respecto a 2017, disminuye el consumo de energía eléctrica para usos residencial e industrial mientras crece la utilizada en el sector servicios, bajando el consumo total.

Si nos centramos en los indicadores de la actividad empresarial, mejora el número de sociedades mercantiles creadas, a diferencia de 2018 sobre 2017 en que se contrajo; sin embargo, el capital suscrito por firma creada baja ostensiblemente. Se reduce el número de sociedades mercantiles disueltas, crecen menos los deudores afectados por procedimientos de tipo voluntario (antes suspensiones de pagos) pero aumenta el de empresas concursadas y el de deudores quebrados.

El mercado de trabajo refleja también esa desaceleración; el paro registrado sigue descendiendo tanto en su conjunto como en agricultura, industria, construcción y servicios pero lo hace en menores porcentajes que en el primer semestre de 2018 respecto a igual periodo de 2017; la tasa de paro sobre la población activa desciende menos y, sobre todo y mes a mes, el descenso del paro registrado respecto a igual periodo del año precedente es significativamente inferior.

El aumento salarial pactado en convenios colectivos es superior, si bien disminuye el número total de contratos formalizados; la provincia de Castelló sigue siendo de las primeras en el porcentaje de contratos indefinidos formalizados cada mes aunque baja del 13,70% al 13,06%. Crece menos el número de afiliados y de empresas inscritas a la Seguridad Social y aumenta ostensiblemente el de afectados por expedientes de regulación de empleo autorizados (ERES).

En cuanto al comercio exterior, siempre comparando el primer semestre, se contrae el valor total de las exportaciones e importaciones, a diferencia del periodo anterior; descienden las exportaciones de productos agroalimentarios y de materias primas, productos industriales y bienes de equipo (los más importantes) y crecen menos las de bienes de consumo y de bebidas.

Siguen al alza el número de viviendas de nueva planta visadas por el Colegio de Arquitectos, el de transacciones inmobiliarias de viviendas (sobre todo de segunda mano) y el número e importe de las hipotecas formalizadas, así como la hipoteca media sobre vivienda.

El sector turístico también refleja una mejor evolución en este primer semestre con mayores incrementos en el número de viajeros en hoteles y apartamentos y pequeños descensos en campings y turismo rural.

La recaudación fiscal mejora en ligeramente en impuestos directos (poco en IRPF, bajando en Sociedades) y bastante en impuestos indirectos (en IVA sobre todo), descendiendo en tasas y otros ingresos. La recaudación total mejora en el primer semestre de 2019 frente a un descenso en enero-junio de 2018.

En resumen, constatamos en el primer semestre de 2019 respecto a igual periodo de 2018 comparado con similar intervalo de 2018 respecto a 2017, una desaceleración en la actividad industrial (menos matriculaciones de camiones y furgonetas, menor consumo de energía eléctrica, menor reducción del paro registrado, descenso de las exportaciones, aumento de los trabajadores incursos en ERES, menor recaudación en Sociedades) y un avance todavía en construcción y en el sector turístico. ¿Lo ven ustedes así?

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *