jueves, 21 de enero, 2021  |  

- 20 diciembre, 2013 -

Esta idea "no es nueva, puesto que ya se viene festejando hace años en muchas de las casas particulares de citricultores de nuestra provincia".

Pretenden «demostrar su apoyo a los citricultores, fomentando el consumo de nuestros cítricos y asentar junto con la Asociación Local de Agricultores, esta tradición».

En Vila-real, la Asociación Local de Agricultores ha propuesto a la Comissió de Penyes una sencilla iniciativa: Celebrar con gajos de Clemenules las doce campanadas de la entrada del año 2014. La Comisión de Penyes, pretende así, «demostrar su apoyo a los citricultores, fomentando el consumo de nuestros cítricos y asentar junto con la Asociación Local de Agricultores, esta tradición».

FEPAC-ASAJA «aplaude y apoya» esta iniciativa, al igual que la  anunciada en prensa hace unos días por el alcalde de Castellón, Alfonso Bataller, de promover esta costumbre a través de la implicación de la Cámara de Comercio, Ashotur y el Mercat de la Taronja. Cabe recordar que esta idea «no es nueva, puesto que ya se viene festejando hace años en muchas de las casas particulares de citricultores de nuestra provincia, quienes celebran la entrada del año con gajos, en vez de con uvas». Es el caso de Vila-real donde desde el año 2006, la Asociación Local de Agricultores «a propuesta personal de su Presidente, César Ortells, empezó a divulgar esta tradición entre los vecinos y otras poblaciones, a través de mensajes de texto en las felicitaciones y la sectorial provincial citrícola».

Ahora, de la mano de la Comissió de Penyes el próximo 31 de diciembre, se pretende dar un paso más, para consolidar esta tradición. Esta iniciativa ofrece en la presente edición, la posibilidad a los clientes «de escoger entre gajos y uvas«. Pese a todo, los promotores de la idea esperan una gran acogida de los cerca de mil participantes, entre peñistas y demás clientes,  de quienes se confía tomarán los 12 gajos de clementinas durante las campanadas que anuncian el nuevo año.

Cesar Ortells, como Presidente de la Asociación Local de Agricultores y mentor de la idea desde el año 2006, ha manifestado que “la idea surgió porque para este acto en concreto se precisan calibres más pequeños de Clemenules, que resultan ser menos comerciales, pero por el contrario son los más apreciados por los citricultores, en cuanto a sus niveles de azúcares y zumo, por tanto sería una buena forma de dar salida a esos excedentes y a la vez promocionar estos calibres, si se consiguiera arraigar esta tradición en toda nuestra provincia.”

Google+
Whatsapp Telegram