Miércoles, 23 de septiembre, 2020  |  
La Comision de Ascer está finalizando la adopción de la revisión de las Directrices de las Ayudas de Estado ETS La Comision de Ascer está finalizando la adopción de la revisión de las Directrices de las Ayudas de Estado ETS

- 16 septiembre, 2020 -

Desde el CET se lamenta que el sector de las baldosas no haya sido evaluado a través de un procedimiento "justo y transparente" La Comision de Ascer está finalizando la adopción de la revisión de las Directrices de las Ayudas de Estado ETS

Desde el CET  se lamenta que el sector de las baldosas no haya sido evaluado a través de un procedimiento “justo y transparente”

Castellón Información

Tras la reunión de la Comisión del 15 de septiembre, la Comisión está finalizando la adopción de la revisión de las Directrices de las Ayudas de Estado ETS, que reducirá significativamente la lista de sectores elegibles para la compensación por los costes indirectos del carbono y que excluirá al sector de las baldosas cerámicas de esta lista. Si se confirma el 21 de septiembre, esta decisión se basará en una metodología que asume que los costes del carbono pueden compensarse mediante la reducción de puestos de trabajo, más concretamente en los sectores intensivos en mano de obra compuestos mayoritariamente por pymes como es el de baldosas cerámicas.

La decisión de la Comisión de no incluir las baldosas cerámicas en la lista de sectores expuestos a la fuga de carbono debido a los costes indirectos del carbono supondrá un gran coste para un sector totalmente comprometido con los objetivos de descarbonización para 2050 teniendo en cuenta todas las tecnologías existentes y futuras a nuestra disposición. Para cumplir con los objetivos climáticos, la industria cerámica también dependerá de la electrificación y necesitará incentivos fiscales para compensar los costes adicionales en los que incurra durante la transición hacia una electricidad descarbonizada.

Los extensos datos -verificados por terceros- facilitados a la Comisión durante la consulta pública muestran que el de la baldosa cerámica es uno de los sectores más expuestos al comercio internacional, uno de los dos indicadores de “fuga de carbono”. La exposición a importaciones de países sin legislación sobre carbono ha aumentado aún más durante el último año y los últimos meses. Los datos facilitados también muestran que los costes del carbono incorporados en los precios de la electricidad absorberán rápidamente los beneficios en una industria que no tiene la capacidad de trasladar los costes adicionales, particularmente en el contexto de la recuperación de la crisis de Covid-19.
La razón por la que el sector de baldosas cerámicas no se incluye actualmente en esta lista de elegibilidad es simple, y se explica exclusivamente por el hecho de que la “intensidad de CO2″, el segundo criterio para determinar la exposición a la “fuga de carbono”, se calcula comparando los costes del carbono con beneficios y con costes de mano de obra (fusionado en un indicador económico disponible en Eurostat y conocido como valor añadido bruto – GVA pos sus siglas en inglés).

El resultado de dicha metodología es que un sector altamente expuesto a la competencia internacional, que tiene márgenes de beneficio ajustados (comparados con los costes de carbono), pero con costes laborales altos, se considerará que tiene un margen más amplio para absorber costes adicionales del carbono. En otras palabras, utilizando esta metodología, el regulador de competencia considera que dicho sector no debería ser eligible porque puede compensar este sobrecoste mediante la reducción de puestos de trabajo.

Según palabras del presidente de Cerame-Unie, Alain Delcourt, “este enfoque no puede estar alineado con el Green Deal ya que no puede tener como objetivo discriminar a sectores intensivos en mano de obra y privar a las industrias pymes de la igualdad de oportunidades en la transición hacia una fabricación baja en emisiones de carbono”.

En este contexto, la industria cerámica europea hace un llamamiento a las instituciones de la UE para que dejen de evaluar el impacto de la legislación climática comparando los costes de carbono con los costes laborales. El valor añadido bruto (Gross Value Added – GVA) es simplemente un indicador equivocado para este ejercicio y tiene el efecto perverso de penalizar las industrias que son más intensivas en mano de obra, y que son típicamente pymes.
Cerame-Unie es consciente de que la Directiva de Comercio de Emisiones (ETS Directive) se refiere explícitamente al Gross Value Added como indicador clave para la evaluación de fuga de carbono, pero la misma Directiva también prevé la posibilidad de corregir este efecto perverso mediante “evaluaciones cualitativas”, que analicen en más detalle los sectores afectados.

A diferencia de la práctica que ha prevalecido en todas las evaluaciones de “fuga de carbono” relacionadas con las emisiones directas de CO2, la Comisión no ha realizado tales evaluaciones cualitativas en el contexto de las Directrices de las ayudas estatales de ETS. La Comisión tampoco ha divulgado el análisis o las “fichas sectoriales” desarrolladas por el consultor de la Comisión para permitir que los sectores afectados completen y verifiquen dicho análisis. Hasta el día de hoy y a pesar de las solicitudes formales presentadas en virtud del Reglamento (EC) nº 1049/2001 sobre el acceso público a los documentos, la Comisión ha mantenido que este informe solo se publicará una vez que se hayan adoptado las directrices.

En conclusión, Roman Blažíček, Presidente de CET, la Federación Europea de Fabricantes de Baldosas Cerámicas, “lamenta profundamente que este sector, considerado hoy como un muy competitivo líder europeo de exportación, que produce productos duraderos que contribuyen a la economía circular, no haya sido evaluado adecuadamente a través de justo procedimiento justo y transparente”.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *