Sábado, 25 de noviembre, 2017  |  

- 13 septiembre, 2017 -

Federico Arnau. Comerciante jubilado. Estamos en la moda de que todo tiene que ser ecológico y sostenible, y no hay evento de la especie... Sostenibilidad

Federico Arnau. Comerciante jubilado.

Estamos en la moda de que todo tiene que ser ecológico y sostenible, y no hay evento de la especie que sea, y eso incluye a todo, que aquello que hagamos, inventemos o pensemos, tiene que ser sostenible.

Seguramente el asfaltado de las calles en los años 60, los menús, el cine, el teatro, los parques, los coches, las bicis, los discursos y miles de cosas más no eran sostenibles.

Ante esta moda apabullante de que no sabemos comer no sabemos beber no sabemos nada, si no lo hacemos sosteniblemente, llega al punto en que este machaqueo absurdo en un tanto por ciento elevado de sin razón y el resto con razón es insostenible.

Insostenible, por ejemplo son muchísimos políticos de primera fila, que no están a la altura que corresponde a un político para poder ejercer la defensa del ciudadano y procurar hacerles la vida mejor.

Por ejemplo las declaraciones de la vicepresidenta del Consell sobre la vaca perdida, diciendo que le parece bien porque la vaca ha elegido la libertad. Seguramente no lo diría tan alegre si tuviese que ir a trabajar al campo y encontrarse con ella y haber como la torea. Desde luego en su despacho y en el coche oficial seguro que no se encontrara con la vaca.

Pablo Iglesias haciendo discursos indignos como jefe de un partido nacional para conseguir apoyos para su beneficio y no el de España por muy español que dice ser.

Pedro Sánchez, que el apoyo al gobierno es porque no tiene más narices, no porque sea su gusto, y en vez de criticar a Rajoy, porque no dice que fue su compañero Zapatero que prometió cambios en el Estatuto Catalán tales como poder ofrecerles  ser prácticamente independientes, sorteando la Constitución ¿porque se calla eso?

Todos aquellos que manipulan según les conviene las realidades, el sí pero no como Ada Colau por poner un ejemplo.

El imponernos para poder trabajar en la administración autonómica hablar y escribir en catalán, no en valenciano, y no respetar las formas de hablar de las diferentes comarcas o pueblos con sus variantes y formas, porque es la lengua propia de esos pueblos. Y eso no se respeta porque ahora son los otros amos que deciden sin dejarte el derecho de poder hablar como toda la vida se ha hablado en tu pueblo.

Yo preguntaría, ¿Quiere que le opere un médico excelente? ¿Quiere que le de clases en la universidad como profesor alguien con una excelente trayectoria profesional? Que no pueden ejercer por no saber el valenciano, o que sepan el valenciano pero sean flojos en su profesión.

Las huelgas de Controladores, maquinistas, de cualquier actividad al servicio del ciudadano, pues con todo el derecho que se tiene a la huelga, el ciudadano también tiene el derecho de que no le amarguen sus viajes, al cabo y al fin estos empleados viven porque estos ciudadanos hacen uso del servicio.

Gastarse el dinero público en campañas inválidas, subvencionar viajes como los que se hicieron desde Perpiñán a Barcelona para asistir a la manifestación por un euro el billete.

Esto y mucho más hay que hacerlo sostenible, pero para predicar hay que dar ejemplo y esto se empieza por no mentir, engañar, apropiarse de lo no debido y hacer un buen trabajo.

Google+
Whatsapp Telegram

No hay comentarios por el momento.

Se el primero en dejar un comentario abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *