Martes, 24 de octubre, 2017  |  

- 10 octubre, 2017 -

Enrique Domínguez. Economista. Seguramente se extrañaran del título de este artículo; podrán pensar que lo que pretende es que se fijen en él y... Septiembre, ¡ojo al parche!

Enrique Domínguez. Economista.

Seguramente se extrañaran del título de este artículo; podrán pensar que lo que pretende es que se fijen en él y les incite a leer su contenido, pero que sólo es eso. Sin embargo, espero que al final del artículo puedan entender lo del parche.

El pasado día tres, segundo día laboral del mes, se publicaron las cifras de paro registrado en España y, por ende, en la provincia de Castellón y la Comunidad Valenciana (CV).

En el caso de nuestra provincia es muy normal que en septiembre crezca el paro respecto a agosto; desde 1994 solamente ha descendido el paro registrado en 1999, 2000 y 2001 y en los años álgidos de la burbuja inmobiliaria, 2005, 2006 y 2007, pero en cifras poco significativas.

También hay que decir que desde 2008 el aumento del paro registrado del mes pasado ha sido el más bajo; en concreto, ha sido la mitad (783 personas) del incremento del año anterior (1.436 personas).

Sin embargo, mientras sube el paro registrado en Castellón y en Alicante, baja bastante en Valencia con lo que también desciende para el conjunto de la Comunidad Valenciana ¿Por qué ocurre esto? Posiblemente una explicación la podamos encontrar al ver cómo se ha comportado el paro registrado por grandes sectores.

En Castellón, el paro desciende en agricultura, industria y construcción (lo mismo que para el conjunto de la CV y de España) pero en porcentajes muy diferentes; además, en la provincia de Valencia a diferencia de las otras dos, baja el paro en servicios mientras en las tres provincias sube el número de personas sin empleo anterior.

Ese retroceso del paro en Valencia en servicios, parece que contradice el normal descenso de la actividad turística en septiembre respecto a agosto, aunque, al no disponer de datos más desagregados, en esa disminución ha incidido, seguramente, la mayor contratación en el sector educativo.

En Castellón, el descenso del paro registrado en agricultura, industria y construcción supone un pequeño porcentaje del descenso para toda la CV (el 3,5%, 2,9% y 6%, respectivamente) mientras el incremento registrado en servicios en la provincia supone el 43,3% del total regional.

De ello se deduce, en mi opinión, que los sectores que más empleo estable pueden proporcionar (industria y construcción y, solo temporalmente, agricultura) apenas los han ofrecido en este mes, a diferencia de Valencia y Alicante; por el contrario, en servicios el aumento del paro en el sector turístico (más relevante, no obstante en Alicante, con el comportamiento anormal de Valencia) ha sido significativo.

Es decir, los sectores industriales, que pueden proporcionar un empleo más estable, no lo ofrecen en niveles significativos existiendo, sin embargo, demandas no cubiertas por falta de formación adecuada. El sector que ofrece empleo temporal pero que podría tender a ser más estable, el de actividades turísticas, apenas tiene peso en Castellón fuera de la temporada veraniega, fin de año y semana santa. El sector agrario es muy cíclico en nuestra provincia y en los próximos tres meses la campaña citrícola será la principal causa del retroceso del paro. La construcción parece que va repuntando poco a poco pero debe ir con mucho tiento.

Si a todo lo anterior unimos  un reciente documento del Banco de España que alerta de que puede haber un límite a la expansión de la hostelería (recuérdese que muchos turistas vienen a España y, en menor medida a Castellón, porque los países de nuestro entorno tienen graves problemas de seguridad) y la construcción (hay que evitar una nueva burbuja inmobiliaria) y que todavía hay muchos parados con poca formación (y yo añadiría que bastantes con mucha que deben disimularla para encontrar empleo o deben marchar al extranjero), se impone la necesidad, cada vez más imperiosa, de diversificar el modelo productivo.

Y si añadimos que una parte relevante de los empleos de dentro de unos diez años aún no se han descubierto y lo unimos a la poca inversión en innovación e investigación y a que la formación escolar, incluso desde la infantil diría yo, prima la competitividad sobre la creatividad, tenemos un problema importante.

Por tanto, ojo al parche, porque creo no se está atacando el problema de frente; solo se ponen parches. ¿Qué creen ustedes?

Google+

No hay comentarios por el momento.

Se el primero en dejar un comentario abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *