Jueves, 18 de octubre, 2018  |  

- 28 diciembre, 2017 -

Federico Arnau. Comerciante jubilado. Cuando después de varios meses de una legislatura, prolongada, a finales de Octubre de 2016 Mariano Rajoy juro su cargo... 2017. Un año salvado por Mariano Rajoy

Federico Arnau. Comerciante jubilado.

Cuando después de varios meses de una legislatura, prolongada, a finales de Octubre de 2016 Mariano Rajoy juro su cargo como Presidente del Gobierno de España, en minoría parlamentaria, su andadura se veía tan inestable, que se presumía que se volverían a convocar Elecciones Generales buscando una mayoría a ser posible de izquierdas.

Debido a la guerra de guerrillas en el primer partido de la oposición, el PSOE,  a pesar de no haberse producido el ‘sorpasso’ de Podemos, y la inestabilidad que se producía, fue Pablo Iglesias que, tras acosar al PSOE para que le apoyara en una moción de censura, en vez de retirarse, por no obtener el apoyo necesario, Iglesias tenía que hacerse propaganda con su apuesta, que fue un descredito  para sí mismo, al informar de sus propuestas para conseguir el apoyo de la Cámara, cosa que no ocurrió, pero además fue una charlotada, sin razonamiento ni propuestas ni vistas progresistas, evidenciando la falta de capacidad necesaria para gobernar un Estado como el Español.

Mientras todo esto ocurría a principios del verano el Independentismo catalán se preparaba para poner en marcha sus actuaciones, aprovechando los temblores que estaba sufriendo el Equipo de Gobierno de España, y poder obtener su objetivo que era la declaración de independencia.

El 17 de Agosto Barcelona sufrió un atentado terrorista, en plenas Ramblas, y en una manifestación contra el terrorismo, a la que asistió las principales autoridades del Estado y su Jefe el Rey, fueron momentos que los independentistas aprovecharon para hacer un acto reivindicativo para la celebración del referéndum el 1 de Octubre, sin respetar a la víctimas del atentado, con silbidos e insultos a los españoles y su bandera.

La guinda la tuvo que sortear el Gobierno de España, después de recibir el desprecio de Puigdemont, en no asistir a la Cortes Españolas, asistir al despropósito de una ilegalidad en el Parlamento Catalán, vulnerando todas las leyes y la madre de todas ellas la Constitución, aprobar con medio Parlamento vacío de representantes legalmente elegidos por el 52% de los votantes catalanes. Aunque no en escaños.

El golpe de Estado que habían producido las fuerzas independentistas, son según la ley delitos que pueden alcanzar, a parte de la inhabilitación política, hasta 30 años de cárcel cuando se convoque el juicio y se dicte sentencia.

El final del año se ponía tan al rojo vivo, cuando el  Gobierno, PP, PSOE y Cs, ante la rebelión que se producía en una comunidad autónoma, tuvo que aplicar el artículo 155 de la Constitución, que botamos todos en 1978, y que sirve para que nadie desmantele una nación por su propio capricho y no respetando al resto de ciudadanos.

Cuando se gobierna no puede temblar el pulso, y esto Mariano Rajoy, con sus acierto y desaciertos, ha hecho que durante este año tan complicado, gracias a la bonanza de la situación y por qué no de sus decisiones, España ha crecido, se han creado 600.000 empleos muchos de ellos, temporales es cierto pero al fin y al cabo puestos de trabajo. Se han firmado nuevas hipotecas, el ciudadano empieza a respirar más y no hay mejor barómetro, que el turismo nacional, a pesar de que sigue habiendo muchas familias con demasiadas precariedades.

Y todo este crecimiento hubiese sido mejor si los golpistas no hubiesen ejecutado algo que simplemente era una mentira y un engaño para sus ciudadanos adoctrinados, de tal forma, que en las nuevas elecciones seguían ofuscados en una irrealidad que gracias a los medios audiovisuales y escritos financiados algunos de ellos con más de 400.000 euros de subvención, hicieron ver que solo las fuerzas armadas del Estado fueron los culpables, cuando su policía no movió un dedo y los ‘Jordis’ fueron el motor de las concentraciones violentas, que se desarrollaron antes y el mismo día 21 D.

Si España no hubiese tenido un Presidente como el que tenemos, a pesar de sus fallos, estoy convencido de que esto se hubiese desmadrado de otra forma habiendo visto la forma de actuar de los responsables anteriores.

Rodríguez Zapatero no pensó, al prometer al Gobierno de Cataluña que en la reforma del Estatut aceptaría todo aquello que propusiese, con lo cual les dio gasolina, y de haber seguido en el Gobierno Zapatero seguramente no hubiese tenido la paciencia para no pedir el rescate y  ahora no estaríamos hablando de aumentar un 4% el sueldo mínimo interprofesional, quizás estaríamos hablando de congelar y reducir las pensiones que se han pagado por los trabajadores toda su vida.

De haber aceptado Pedro Sánchez la mano de Pablo Iglesias tendríamos un Presidente secuestrado y chantajeado, como tenemos al PSOE en la Comunidad Valencia y el Ayuntamiento de Castellón, y lo más seguro es que se hubiese aceptado el referéndum pactado, el resultado hubiese sido el mismo 47,05 (Si)  52,05 (N0), si por una de las circunstancias fuese al revés , nos hubiésemos que tenido que gastar un montón de millones para que el resto decidiéramos si nos quedamos o expulsamos a Cataluña, en vez de gastar ese dinero en Sanidad , Educación y Servicios Sociales.

Pero visto lo visto en la victoria de Ciudadanos por Inés  Arrimada, siendo la primera vez que un partido no nacionalista gana la elecciones, no negocia el posible acuerdo que se pueda llegar para poder gobernar, porque aunque los escaños no suman para poder hacer el bloque llamado constitucionalista, por responsabilidad debe ejercer el derecho a lo que han decidido 1.100.000 catalanes, y poder decir cuáles son las condiciones propuestas por el resto de fuerzas,  para poder alcanzar ese acuerdo, si son lícitos o son anticonstitucionales.

Si Albert Rivera se ha visto que no tiene la capacidad para poder ejercer su responsabilidad. ¿Cómo se le podría dejar el mando del Gobierno de España? Sencillamente ante este miedo con la insistencia de haberle exigido a Rajoy que aplicase el 155 y convocase elecciones, para ahora habiéndolas ganado, se desinfle totalmente.

Con este panorama, no habiendo nadie con la experiencia política y de gobierno, será difícil desbancar a Mariano Rajoy, por el bien del Estado.

 

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *