Jueves, 17 de agosto, 2017  |  
Seat Ateca
Seat Ateca

- 3 agosto, 2017 -

Miguel Prim Tomás. Ex Parlamentario Nacional. En anteriores artículos de opinión he comentado las distintas turbulencias provocadas en la actual política. Ejemplos hemos tenido,... Las turbulencias llegan también a la agricultura valenciana

Miguel Prim Tomás. Ex Parlamentario Nacional.

En anteriores artículos de opinión he comentado las distintas turbulencias provocadas en la actual política. Ejemplos hemos tenido, como con las crisis del PSOE y, últimamente y ya veremos hasta cuándo durará, el anunciado por el Govern de Catalunya, con el independentismo y el referéndum del 1 de Octubre.

Pero este mes de julio que hemos finalizado, que en principio ha sido más o menos vacacional, sin ninguna (en teoría) noticia turbulenta, hemos conocido la aparición de una bacteria de nombre ‘xylella fastidiosa’ aparecida en un huerto de almendros del término alicantino de Guadalest, cuya sintomatología es un desequilibrio claro de los árboles y que antes había aparecido en Italia y Alemania.

Es una bacteria que inoculan en el conducto de la savia insectos denominados ‘cicadélidos’ que provocan el decaimiento y muerte del arbolado, pudiendo también afectar a olivos, cítricos, frutales, viñedo y plantas ornamentales.

Y ello ha sido provocado por la política comunitaria de ‘puertas abiertas’ de productos de terceros países, como así opina y diagnostica el presidente de frutas y hortalizas de las cooperativas valencianas que, por cierto, pone ‘el dedo en la llaga’ en el tema de la importación de productos hortofrutícolas en la Unión Europea y el riesgo que tienen nuestros cultivos ante tal actuación.

Por otra parte, estamos viendo que la movilización de la Conselleria de Agricultura y de los Sindicatos Agrarios ha sido rápida, cosa constatada en el acto organizado por la Fundación del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Levante, cuando recientemente analizó dicho suceso en la provincia de Alicante, y valoró muy positivamente que tanto el IVIA de Moncada, como la Sección de Sanidad Vegetal de la Generalidad Valenciana, han llevado la batuta de su detección, análisis y sobre todo del arranque de árboles afectados, así como la creación de un perímetro de 10 kilómetros en donde se seguirá observando su avance o no.

La  rápida actuación de técnicos y políticos ha hecho dar una nota de optimismo, teniendo en cuenta que las antiguas Agencias del Extensión Agraria, ahora oficinas de Agricultura, son puntos estratégicos para dar el aviso y detección, y decir a los agricultores de sus comarcas que estén atentos ante cualquier síntoma.

Desde este periódico digital deseo aportar mi ‘granito de arena’ ante la bacteria que ojala no pase de ser una ‘turbulencia’ controlada y sin otra magnitud negativa. Esperemos que así sea.

Y a todos, desear un feliz y tranquilo mes de Agosto.

 

Google+

No hay comentarios por el momento.

Se el primero en dejar un comentario abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *