Domingo, 24 de marzo, 2019  |  

- 28 febrero, 2019 -

Jorge Fuentes. Embajador de España. Si la corta Legislatura ha sido abracadabrante para los españoles, mucho me temo que los tres meses que nos... Precampaña

Jorge Fuentes. Embajador de España.

Si la corta Legislatura ha sido abracadabrante para los españoles, mucho me temo que los tres meses que nos quedan hasta el 26 de Mayo, con importante escala en el 28 de Abril, van a ser aun peores.

De momento el Presidente Sánchez sigue haciendo de las suyas y creyendo -como decía Luis XIV ‘L’Etat c’est moi’- que él ha inventado la democracia en España. Ha visitado recientemente las tumbas de Azaña y Machado y se erige automáticamente en campeón de los exiliados, olvidando que hace 40 años, el entonces Rey Juan Carlos I, visitó en México a la viuda de Azaña, le concedió una pensión vitalicia como viuda de Presidente y abrió la reconciliación entre las dos Españas que ahora ZP y su discípulo Sánchez se empeñan en reabrir con la ley de Memoria histórica y la exhumación de los restos de Franco.

Cerrada la legislatura, lo correcto durante los escasos días que quedan hasta la disolución de las Cámaras y el comienzo de la campaña electoral, es mantener la actividad parlamentaria tranquila, pero no es eso lo que esta haciendo el Gobierno. Enfervorizado por los muchos decretos ley adoptados durante los nueve meses de gobierno, Sánchez piensa mantener el ritmo con nuevos decretazos que incrementen aun más nuestra deuda pública, vacíen nuestros bolsillos y permitan al doctor hacer campaña con los fondos del Estado.

No he criticado la política inicial de España hacia Venezuela, ni siquiera la moratoria de ocho días para que Maduro convocara elecciones libres. A fin de cuentas se trataba de una decisión pactada con los socios de la Unión Europea y ni siquiera era una iniciativa española.

Pero algo extraño está ocurriendo ahora, que ha quedado muy patente a raíz de la visita del Presidente peruano Martin Vizcarra y de su discurso en las Cortes en que d forma moderada apoyó a Guaido, defendió la implantación de la democracia en Venezuela y criticó el culpaba empobrecimiento a que esta siendo conducido el país venezolano. Nada que no se hubiera dicho en Bruselas y que hubiera respaldado España.

Pues bien, ya lo vieron ustedes, los bancos del PP y de Cs aplaudieron a Vizcarro pero no así la bancada de la moción de censura. De muchos de sus integrantes nada nos sorprende pero la consigna del PSOE de mantener las manos quietas, solo ignorada por el ministro Duque que debía encontrarse en las nubes, resulta incomprensible.

El peloteo actual de los de la Moción respecto a Rajoy, a su moderación, prudencia y equilibrio, orientado sin duda a condenar el cambio de estilo imprimido por Casado y también por Rivera resulta tan indecente como el insulto que Sánchez propino al entonces Presidente en uno de los debates que ambos mantuvieron en campaña.
Si no fuera bastante, cuando el clamor por la plagiada tesis doctoral de Sánchez dista de haberse calmado he ahí que el Presidente se atreve a presentar otro libro -dicese que escrito por su nueva Secretaria de Estado para la España Global, Irene Lozano- plagado de estupideces sobre colchones en Moncloa y de autobombo equiparándose con el Jefe del Estado.

Muy mal están las cosas. Sospecho que vamos a asistir a todo tipo de maniobras arteras conducidas desde el gobierno para manipular la precampaña, la campaña y las mismísimas elecciones. Incluida la negativa a mantener un debate con Casado, escudándose en una tertulia a cinco o seis en que al doctor le sea mas fácil escurrir el bulto y disimular sus limitaciones.

Nunca hemos tenido al frente del Gobierno a un personaje con este nivel de ambición, egolatría presunción ¡Que Dios nos pille confesados!

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *