Domingo, 17 de noviembre, 2019  |  

- 1 octubre, 2019 -

Jorge Fuentes. Embajador de España. Conocí a Monseñor Bernardito Auza en 1993, cuando fui nombrado Embajador en Bulgaria y Bernardito era pronuncio del Vaticano... Monseñor Bernardito Auza, el nuevo Nuncio

Jorge Fuentes. Embajador de España.

Conocí a Monseñor Bernardito Auza en 1993, cuando fui nombrado Embajador en Bulgaria y Bernardito era pronuncio del Vaticano a las órdenes del Nuncio Monseñor Mario Ricci un gran teólogo y mejor latinista pero nuevo en el mundo diplomático por lo que era su joven segundo, que por entonces contaría unos 35 años, quien pilotaba los entresijos de la Nunciatura, emplazada en el mismo edificio que un día ocupó San Juan XXIII.

Bernardito siempre, hasta el día de hoy, fue conocido por su diminutivo, cosa que a su entonces superior no le parecía serio. Pero creo que el diminutivo le venía muy bien pues tenía Bernardito y pienso que sigue teniendo una alegría de vivir muy juvenil. Aun recuerdo sus fuertes risas resonando por los pasillos de la nunciatura cuando los domingos nos reuníamos en ella a tomar un chocolate después de la Misa.

A pesar de la diferencia de edad y de rango, labramos una muy buena amistad en aquellos cuatro años en Bulgaria. Le recuerdo al volante de un Opel destartalado que parecía iba a deshacerse por la velocidad y el mal estado de las rutas.

Era de una actividad infatigable atendiendo no solo las obligaciones diplomáticas, sino también a la colonia católica del país (unas 50.000 personas), que visitaba sin darse reposo.

Jorge Fuentes con el monseñor

Natural de Filipinas y educado en la Universidad de Santo Tomás, conocía nuestro idioma y nuestra Historia perfectamente. En aquellos días búlgaros, confirmó a nuestros tres hijos y a uno de nuestros yernos y pasados los años, se unió a Monseñor Faustino Sainz Muñoz (por entonces Nuncio en Londres) y a Don Luis Lezama (creador de la famosa cadena de restaurantes en que todos los empleados eran ex convictos recuperados), para casar en Madrid a nuestra hija Laura, dicho sea de paso, hoy Vicepresidenta de la cadena Hilton International.

Monseñor Bernardito fue Nuncio en Haiti en los duros días del terremoto y Observador Permanente ante Naciones Unidas en Nueva York cuando el Papa Francisco compareció ante la Asamblea General.

Desde NYC llega a España donde no solo se convertirá automáticamente en Decano del Cuerpo Diplomático, tarea muy exigente para los Nuncios en los países de tradición católica, sino que le aguardan materias tan delicadas como el aconsejar al Papa en la cobertura de las sedes episcopales vacantes en nuestro país, lidiar con las espinosas divergencias regionales y quién sabe si no preparar la primera visita de Su Santidad a España.

Mucho trabajo, querido Bernardito. Y mucho éxito, Excelencia.

Pie de Foto: Jorge Fuentes junto al Monseñor Bernardito, nuevo Nuncio de España, el Monseñor Faustino Sainz y Don Luis Lezama, en la boda de Laura Fuentes, la hija del Embajador de España, en Madrid en 2002.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *