Domingo, 23 de septiembre, 2018  |  

- 13 septiembre, 2018 -

Jorge Fuentes. Embajador de España. Todo el mundo recuerda aquella formidable novela de Agatha Christie titulada “Diez negritos”. En ella, diez personas que no... Dieciocho negritos

Jorge Fuentes. Embajador de España.

Todo el mundo recuerda aquella formidable novela de Agatha Christie titulada “Diez negritos”. En ella, diez personas que no tienen nada que ver entre si son invitadas a pasar unos dias en una mansión solitaria . Uno a uno los diez invitados van desapareciendo siguiendo la cadencia de una canción infantil. Al final no queda ni uno.

El gobierno bonito de Sanchez nos hacen recordar la novela de la Sra Christie. En lugar de diez son dieciocho y en vez de un largo fin de semana, el tiempo a transcurrir  es más extenso ¿cien días, medio año, hasta un par de años? Está por ver.

Lo cierto es que en una semana escasa dimite el primer “negrito” (Máxim Huerta). El segundo (Carmen Montón) resiste algo más, cien días. Otro par de ellos (Luis Planas y Magdalena Valerio) estuvieron a punto de zozobrar pero siguieron navegando aunque tuvieran que soltar lastre.

Ninguno de estos cuatro Ministros, quizá con la excepción de la Sra Valerio, tuvo que abandonar el Gobierno o verse en apuros por errores cometidos en la gobernación sino por pecados anejos: evasión fiscal, corrupción o falsificación documental de un master. La mayor parte de los dislates políticos cometidos hasta ahora, han quedado impunes.

Recordemos algunos de ellos: el malestar en astilleros provocado por las corbetas y las bombas de la Ministra de Defensa; la desautorización a la ministra de justicia en el asunto de la no asistencia al juez Llarena; el gol por la escuadra a la ministra de Trabajo por el sindicato de las prostitutas; el viraje del Ministro del Interior en materia migratoria. Especialmente graves son los errores cometidos por el propio Presidente, al fin y al cabo responsable de todos los desmanes causados en su Gabinete.

No es probable que este Gobierno siga la cadencia de la ficción de Christie y se agote por el progresivo desvanecimiento de sus distintos titulares que, a fin de cuentas, son repuestos casi en el acto. Tampoco es seguro que Sanchez se vea castigado en las urnas por sus errores políticos.. Por el momento la política en España se está viendo afectada por razones ajenas a la gestión pública e inmersa en el terreno curricular, muy especialmente en el pasado académico de los políticos.

Tiene su aquel que Sanchez haya cometido y siga cometiendo gravísimos errores políticos que afectan al bienestar de España y de los españoles pero que pudiera caer como consecuencia de una tesis doctoral, aparentemente co-escrita por Carlos Ocaña que fue Jefe de gabinete del entonces ministro de Industria, Miguel Sebastian.

No es coherente forzar la dimisión de Cifuentes, aceptar la de Montón e insistir en la de Casado por trabajos mucho mas modestos de master o de cursos predoctorales y que el Señor Presidente intente pasar de puntillas  sobre su vergonzante tesis. Ahí tenemos El caso Sanchez.

No va a haber gran suspense en los “Dieciocho negritos” de nuestro gobierno y ello por la sencilla razón de que ya sabemos quién es el principal culpable. A partir de ahora la única incógnita  será ver si opta por tomar la cicuta  que recetó al trio Cifuentes-Montón-Casado o si opta por una vía que aun le da alguna posibilidad de supervivencia: las elecciones.

Con un PP aun no completamente consolidado y con Ciudadanos y Podemos no en su mejor momento, igual Sanchez sale vencedor. Si así fuera no podríamos echarle la culpa a maniobras arteras y mociones traicioneras sino a nuestra propia estulticia.

Google+
Whatsapp Telegram


  • Nada que añadir Jorge.

    Tu exposición es brillante, objetiva y perfectamente argumentada,

    Pero este” zopenco”,, tiene siete vidas como los gatos,

    Es capaz de salirse por la tangente y eludir sus responsabilidades, porque si de algo puede presumir…..ES DE SER UN ABSOLUTO IRRESPONSABLE, INDIGNO DE LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO DE ESPAÑA.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *