Miércoles, 28 de octubre, 2020  |  

- 2 abril, 2016 -

Federico Arnau. Comerciante jubilado. Termina la Semana Santa y los días de Pascua, los que han podido escaparse de la rutina diaria y disfrutar... ¿Ahora nos queda hacer penitencia política?

Federico Arnau. Comerciante jubilado.

Termina la Semana Santa y los días de Pascua, los que han podido escaparse de la rutina diaria y disfrutar con la familia y amigos de las procesiones de las representaciones de la Pasión de Cristo que se realizan en diferentes pueblos de esta España nuestra; o simplemente aquellos que pasan de la religión y aprovechan estas fiestas religiosas de la muerte y resurrección de Cristo para viajar a otras ciudades, o alquilar una casa rural en el campo disfrutando de la naturaleza, con las monas , los huevos pintados o las torrijas, dependiendo de la zona en que se esté y respetando las tradiciones del lugar. Generalmente todos los ciudadanos y ciudadanas laicos o laicas o religiosos y religiosas (nueva definición de los políticos progresistas).

¿Cómo habrán celebrado estos días cristianos y de iglesia los políticos laicos?

Supongo que no han hechos ascos a estar de fiesta. Y como no es obligado participar en dichos actos, los festivos religiosos deberían de convertirse en laborables para los políticos a los que no les gusta lo religioso. Lo lógico hubiese sido que estuviesen trabajando en sus despachos, abiertos al público en general, antes que aprovechando el disfrute de estos festivos, para que  los que se quedan en casa pudiesen hacerles llegar sus inquietudes de la realidad diaria y prestar un servicio transparente abierto y ciudadano, al contribuyente, y en todo caso podrían haber aprovechado el tiempo para analizar los temas pendientes de realizar, ya que la religión les apesta, incluso las tradiciones.

Pero no. Han aprovechado estas fiestas religiosas para ausentarse y disfrutar incluso de ellas. No he visto a qué han dedicado su tiempo…  pero sí que oficialmente hemos visto a la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco,  a través de la información que los diferentes medios han publicado en la ‘Rompida de la hora’  de l’Alcora.

Yo, personalmente, entiendo que este acto se aprecie por parte de la alcaldesa no como un acto religioso si no como una diversión, tocar el tambor; y que  de forma particular decidiese intervenir en tal acto. Pero como representante y máxima autoridad de Castellón no participó en la procesión del Santo Entierro, el evento más  tradicional de Castellón y único en su Semana Santa, aparte del Encuentro, desde hace algunos años. Tampoco estuvo el vicealcalde, que está en todos los sitios como una lapa junto a la señora Marco, y que sin embargo si participó en la procesión de San Pedro del Grao el pasado mes de junio, con su abanico incluido, como el grupo musical Loco Mía.

Se puede entender que los  concejales que  no quieran asistir no participen… pero los comentarios de la gente preguntando donde estaba el Equipo de Gobierno al paso del Cristo Yacente mientras detrás, a título personal, solo desfilaban algunos concejales del PP… algunos de esos comentarios es mejor ni expresarlos.

Todo esto viene provocado por la falta de personalidad del nuevo Equipo de Gobierno, por no tener unas pautas claras, y desde luego, por no respetar las tradiciones. Más llamativo ahora, por  cuando antes algunos de los que están, y sobre todo el señor Enric  Nomdedeu y la señora Amparo Marco si asistían cuando estaban en la oposición,  con su banda y su vara de mando en las diferentes procesiones. ¿Y ahora qué pasa? ¿Que no tienen responsabilidad hacia la ciudadanía? ¿O para no tener problemas con su socio, que por lo visto manda mucho desde la sombra, Podemos y Del Señor?, ¡Pues sí que están atados!, ¿Qué está pasando?

Y no sucede solo aquí… No solo aquí se hace el ridículo, y si no que se lo pregunten al presidente de la junta fallera de Valencia, que es concejal, y lo que sucedió en la ofrenda de Flores a la ‘Cheperudeta’. Hasta el presentador de Televisión Mediterráneo, durante la retrasmisión de la Ofrenda, le recrimino tanto el segundo día como el primero que se escondiese detrás de una columna para no ser visto cuando por lo visto es devoto, ¿es ridículo o no es ridículo este comportamiento?

El que lo tiene difícil es el señor Enric Nomdedeu. ¿Se cambiará el apellido? Quizás no, porque solo le quedan tres años para salirse de la política en activo, según dijo; de lo contrario algo tendría que hacer, porque llevar la cruz encima todos los días es muy pesado, pues como están tan inmersos en el valenciano queriendo imponerlo ‘democráticamente’. La realidad es que su nombre, en la primera lengua oficial de las dos que tenemos en el Reino de Valencia, que es el castellano cristiano apostólico y romano, es Enrique Nombre de Dios. ¡En fin! a cada uno le toca una penitencia. Al vicealcalde, quiera o no quiera, el Nombre de Dios lo lleva encima desde que nació, y a los demás nos toca la penitencia de tener que soportar y aguantar todas estas necedades que han llegado o están llegando a un punto de despropósito.

Los ciudadanos del Estado Español no merecemos tener que sufrir esa penitencia religiosa o laica con los despropósitos de esta gente que se llama progresista. ¿Qué es ser progresista? Yo, visto lo visto, tengo unas dudas tremendas, puesto que para mí progresista es ver el futuro con una visión de bienestar, libertad, democracia, respeto, y tolerancia.

Todo lo contrario que en los 10 meses que llevamos con ‘gobiernos progresistas’ a nivel de Autonomías y Ayuntamientos. Lo único que he percibido ha sido una Dictadura de aquellos que querían libertad y democracia imponiendo sus criterios; Reyes Magos a lo Ruiz de la Prada; Reinas Magas de una República corrupta, insolidaria y autoritaria que sufrieron nuestros abuelos y la gente normal, excepto, como siempre, los afines a la causa.

Pero además, no respetar las tradiciones de un pueblo, criticar lo bueno que se ha hecho con los gobiernos anteriores y fastidiar al ciudadano por intereses partidistas, como por ejemplo, la impresentable denuncia sobre el Parque Ribalta, y no dejar pasar el Tram por su plataforma cuando es un transporte ecológico y no afecta al medio natural; todo lo contrario que los camiones del servicio del parque, que  son de gasoil. Y toda una contradicción porque  las actuaciones que programa la concejal de Cultura Verónica Ruiz de Compromis, conllevan instalaciones, descargas, montajes, para los que se utilizan coches y camiones que circulan y aparcan en la Plataforma. ¿Eso no afecta al BIC?  Y mientras,  las dos paradas programadas en la Plaza Independencia siguen sin estar activas, pero son tan incompetentes que son incapaces de que el Tram pare en la parada normal del autobús facilitando el servicio al ciudadano.

¿Esto es ser progresista o es dictadura? Está bastante definido en un artículo de opinión escrito por el señor Luis Andrés Cisneros De Vox Castellón, en este periódico. Todo lo prometido está en el aire; todo lo que se prometió sigue esperando, por ejemplo los desahucios, las casas sociales, la atención personal. Cuando pides una respuesta a un concejal, sigues esperando a que te llamen y no digo ya si quieres directamente cita con la alcaldesa en esos ‘jueves abiertos al pueblo’.

Seguiremos esperando a ver hasta dónde llega la ineptitud de algunos. Los ciudadanos no necesitamos hacer Penitencia, ya tenemos suficientes problemas personales que nos tenemos que ventilar nosotros mientras que, además, los que nos tiene que dar soluciones lo único que hacen es cabrearnos por la tomadura de pelo constante que nos hacen todos los días en sus declaraciones o informaciones, sin parar un momento a pensar, que somos de carne y hueso. Queremos respeto. Apoyo, sinceridad y soluciones. ¿O tenemos que ser como los que estiran la chaqueta o están dispuestos al si buana para que se nos respete? Por lo visto debe ser eso ya que estas con migo o eres enemigo.

 

Google+
Whatsapp Telegram


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *