Sábado, 26 de septiembre, 2020  |  

- 1 febrero, 2015 -

Federico Arnau. Comerciante jubilado.  Aunque falten casi cuatro meses para las elecciones municipales y autonómicas, ya hace tiempo que los motores están encendidos para... Los jefes que no saben a qué empleados le deben dar la gerencia

Federico Arnau. Comerciante jubilado. 

Aunque falten casi cuatro meses para las elecciones municipales y autonómicas, ya hace tiempo que los motores están encendidos para la gran prueba.

Realmente los ciudadanos somos los ‘jefes’, porque en nuestras manos tenemos la  capacidad de elegir  quien nos gestione bien la empresa; de esa elección podemos alcanzar beneficios o tener perdidas.

Pero somos unos jefes atípicos, porque solo podemos tener voto de decisión cada cuatro años, o cuando a nuestro gerente le interese adelantar los comicios. Nuestros empleados no terminan de entender su situación porque pasan olímpicamente de nosotros, pero cuando se acerca la fecha, nos dan la mano, sonrisas, alguna flor, en fin, como dándonos las gracias para que los contratemos.

¿En qué situación nos encontramos? No podemos negociar ningún convenio laboral que especifique qué remuneración debe de tener cada empleado según su puesto de trabajo. No podemos llamarlos al despacho para recriminarles si son incompetentes en su labor y desde luego no podemos despedirlos a través de un mensaje por el móvil.

Por lo tanto no tenemos ninguna opción, solo la del voto para premiar o castigar.

¿Qué gestor necesitaríamos? Alguien que aceptara que pudiésemos votar los sueldos de la administración propuestos en una tabla, según categorías; cuanta gente necesita el gestor para que esté bien asesorado en todas las materias, y qué remuneración se les debería de aplicar por cada tema sobre el que se pueda asesorar. Cómo se deberían distribuir las plantillas, de manera que todas las secciones estén niveladas y no haya gente que se pase cierto tiempo fumando en la calle, almorzando más de lo que debe… mientras a otros les cuesta disponer de tiempo para poder hacer un pis.

Que instituciones o duplicidades se deben de eliminar ya. Qué subvenciones deben desaparecer y como se debe de gestionar el dinero del contribuyente para servicios sociales, de gente mayor, dependencia  enseñanza y sanidad, cuatro parcelas importantes, para poder comenzar si es posible con otras necesidades.

La delegación de Hacienda comunicaba días atrás que todos los colectivos de asociaciones, centros de la Tercera Edad, Collas, Gayatas, clubes deportivos, deberán de llevar una contabilidad desde el 1 de Enero para poder hacer la declaración en 2016 sobre impuesto de sociedades. “Aunque eso no significa que tengan que pagar”.

Es cierto que ahora tenemos publicados los sueldos de los políticos en Internet, pero necesitamos más. Todos los sueldos públicos se deberían de publicar; qué le corresponde a un auxiliar, a un oficial contable, a un jefe de sección, a un bedel, policía, sargento, Amu, limpiadora… es importante hacer anualmente,  como en Hacienda, un resumen de ingresos y gastos, como se hace en una comunidad de vecinos para poder saber exactamente, sin esconder nada, cómo se gestiona la empresa.

¿Habrá algún candidato que sea valiente para poner todo esto en práctica? Aparte de renunciar a las pensiones vitalicias y demás privilegios después de abandonar el cargo, y hacer lo que hace todo el mundo, irse al paro y, según la edad, que pueda tener la posibilidad de encontrar otro trabajo, por supuesto cobrando menos, o armarse de valor y hacerse autónomo, aunque sea para hacer ‘pollos al as’, sabiendo que el autónomo no tiene apenas derechos.

Yo creo que ni soñando alguien va a presentar todas estas propuestas. Ni tan siquiera  ‘Podemos’.

 El pasado domingo en Grecia hubo un cambio, gano Syriza, el salvador de Grecia. Pero nada más tomar posesión el señor TSipras, solo habían transcurrido unas horas, ya había mentido al pueblo griego al afirmar que la campaña es una cosa y luego hay que ver como se van tomando las decisiones para poder salir de la crisis.

Del no pagar la deuda a negociar los plazos; de “aquí se han terminado las estrecheces” a tener que hacer reformas, como en su momento tuvo que hacer Francia y otros países, entre ellos España. Si o si, porque no había otra. Por lo tanto los griegos han elegido un gerente que a las pocas horas ya no es lo que era, o sea, mentiroso.

Aquí, en España, esto ya lo ha hecho su amigo Pablo Iglesias, pues de lo que proponía, que no parece ser viable, se tiene que tragar lo que se tenga que tragar por no haber hecho las cosas bien. Y por mucho que diga que cuando se critica a su entorno se toca a él, ¡pues hijo! “él que no quiera polvo que no vaya a la era”. Sobre todo con Errejon, con el tema de su beca; Monedero, con su asesoramiento a países bolivarianos y muchos miles de euros; su novia, presuntamente prevaricando con contratos para familiares, eso sin estar en las instituciones. ¿Qué confianza cree que debe de tener el ciudadano por cabreado que esté? En Venezuela no pudo hacer que se les  presentara ‘el pajarito’ para llenar la despensa.

Los candidatos a la alcaldía de Castellón. Ya tenemos seguros a Alfonso Bataller (PP), Amparo Marco (PSOE), y posiblemente, por ser el único candidato del Bloc Compromis, Enric Nomdedéu. Veremos las otras formaciones a quien eligen.

Para la Generalitat, tenemos a Ximo Puig por el PSOE; posiblemente a Alberto Fabra por el del PP, siempre y cuando Génova  tenga dos dedos de frente y no acepte el presunto chantaje que le están haciendo en Valencia Camps, Rita , y Rus, por ser de Castellón, haberles atado las manos y haber cerrado su televisión por todo el despilfarro que se ha hecho en Valencia y haber puesto unas líneas rojas que no terminan de aceptar; y así amenaza Rus con crear una televisión particular, veremos dentro de unas semanas.

Tendremos que ver qué propuestas nos presentan para poder optar al puesto, sabiendo que no nos pueden torear,  y con qué naturalidad nos contestan en la ‘entrevista de trabajo’, para que sea creíble, sensata y honesta, porque de lo contrario, se pueden encontrar con muchos sobres vacíos.

Google+
Whatsapp Telegram


  • Estoy de acuerdo con el modelo. Si fuera una empresa privada elegiríamos a nuestros gerentes con sentido común y en función de sus resultados, y controlaríamos si la empresa pública se gestiona bien o no

    Responder

  • Trabajo en sanidad y la gestión desde la Consellería de Sanitat de recursos humanos es de juzgado. El 90 por ciento de los contratos son a dedo, lo denunciamos continuamente, pero tienen demasiado poder, al llevar tanto tiempo gobernando. Esto se tiene que acabar, esperemos que en Mayo no salga elegido el PP y se de una oportunidad a la gente honrada que quiere trabajar. Y por favor no me vengan con el cuento de que otros partidos lo hacen, yo estoy criticando lo que pasa en mi comunidad que es lo que nos afecta directamente. Para mi PP es igual a partido corrompido, por lo menos en esta comunidad.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *