Jueves, 18 de octubre, 2018  |  

- 28 diciembre, 2017 -

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y Jubilado. Al llegar a final de cada año solemos hacer un resumen analítico de los acontecimientos más significativos... Análisis histórico de España como ‘familia’ desde la Guerra Civil

Miguel Bataller. Ciudadano del Mundo y Jubilado.

Al llegar a final de cada año solemos hacer un resumen analítico de los acontecimientos más significativos o especiales del mismo.

Yo he querido retrotraerme a un período equivalente a toda mi vida, que vienen a ser casi tres cuartos de siglo y se remonta desde los primeros años de la post guerra civil, hasta hoy.

Y para hacerlo más comprensible y de acuerdo con mis vivencias, trataré de considerar a España, como a una gran familia, que desde 1939 hasta 1975 tuvo como a Padre (Jefe del Estado) a Franco, después a Juan Carlos I  hasta  Junio del 2014 y durante los últimos tres años y medio a Felipe VI.

Voy a intentar hacer en análisis económico, para evitar caer en la tentación de politizar esta columna, limitándome a exponer mis puntos de vista sobre la evolución económica de España en todo este tiempo, donde seguramente podremos encontrar en gran medida, las razones de la desafección al concepto nacional de España como Nación Única e Indivisible.

Cuando acaba la Guerra Civil en 1939, tenemos una España en ruinas, como consecuencia de la misma y por si no era suficiente una hecatombe de esas dimensiones, se empalmó el final de nuestro conflicto español con el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Nos mantuvimos oficialmente neutrales, porque no había otro remedió ya que no quedaba ningún recurso para aportar ni a un bando ni al otro y eso lo sabían los dos bandos perfectamente.

Los españoles según oí yo a la generación de mis padres y abuelos superamos aquellos años con un enorme tesón, una inmensa capacidad de sacrificio y renuncias y no poca hambre en términos generales.

Aún conservo en mi memoria, las primeras ayudas recibidas de Europa y Estados Unidos en los años cincuenta, en forma de leche en polvo y queso holandés que se nos repartía en las escuelas públicas en aquellos años a todos los alumnos para completar una alimentación deficiente.

Y en medio de toda aquella confusión, la mayor fuente de ingresos que tenía España en aquellos momentos, eran las divisas que entraban de nuestras exportaciones de naranjas y cítricos en general, de nuestras frutas y verduras que fueron imprescindibles para alimentar a una Europa también deteriorada, pero que con el Plan Marshall diseñado por EEUU aceleró la reconstrucción europea, quedando al margen España por no haberse alineado con las potencias que ganaron.

Aquellas divisas recibidas por las regiones exportadoras a un cambio oficial, que poco tenía que ver con el real, sirvieron para poder importar toda la maquinaria y materias primas para empezar la reindustrialización de España, partiendo de cero, porque nada había quedado de ella.

Y curiosamente, en aquella gran familia española esforzada y solidaria, éramos en total once regiones peninsulares, dos insulares más lo que se conocía como el Marruecos español.

Pues bien, de entre todas ellas, por decisión de los Gobiernos de Franco, las grandes inversiones industriales mas relevantes se llevaron a cabo en el País Vasco (industrias pesadas del ramo metalúrgico) y Cataluña (el resto de industrias mas imprescindibles para cubrir las necesidades del mercado interior y sobre todo la textil).

Al estar aislados y con las fronteras cerradas, vascos y catalanes vendían sus productos con muy buenos márgenes, al carecer de competencia.

Se produjeron grandes movimientos migratorios de las zonas más deprimidas hacia esos dos focos industriales y esa es la razón fundamental de que la muchos de los dirigentes independentistas, tanto vascos como catalanes, lleven apellidos típicos sobre todo de Andalucía, Extremadura o Castilla y son precisamente esos ‘rufianes, carotas y montillas que dejan o dejaron muy mal sabor de boca’, los más acérrimos defensores de dejar una España destruida a jirones, por ignorar de donde vienen y a donde fueron.

Es decir que la gran familia española, formó y educó a todos sus hijos con el mismo sentido del esfuerzo y el trabajo solidario, porque como solía hacerse durante los siglos anteriores, esos conceptos eran prioritarios en todas las familia bien avenidas, y cuando surgían ‘garbanzos negros’, no se les solía poner en la olla común y se echaban a la basura.

Aquí entonces se generaron dos ‘hijos malcriados’ que se enriquecieron con el esfuerzo, trabajo y sacrificio solidario de los demás (fundamentalmente de las zonas agrícolas mas ricas que les proporcionamos las divisas muy baratas, para su reindustrialización) e iniciaron ya a durante los años setenta los primeros pasos de su egoísmo independentista, una vez cimentado un bien estar muy superior al del resto de los españoles.

Llega la Constitución de 1978, que se llevó con un tacto muy especial para evitar caer en los mismos errores políticos partidistas del pasado.

Y ahí se resucitan por parte de las dos Regiones Españolas sus ‘guerras de egos’ para ver quienes podían salir mas beneficiados, sin pensar en que si todos habíamos sido solidarios y sacrificados en los años cincuenta para lograr el despegue de nuestra nación, ahora tocaba seguir igual para incorporarnos a la Unión Europea mas fuertes y cohesionados.

Los padres de nuestra Constitución tuvieron que hacer unas concesiones en las que se encuentran las raíces de la problemática actual.

A los vascos y navarros, se les respetó su Derecho Foral y los catalanes no lo quisieron, seguramente porque consideraban que les resultaría mas favorable sangrar al Gobierno Central Español, cada vez que necesitaran sus votos los partidos políticos para formar Gobierno, como se ha evidenciado a lo largo de los años.

Los vascos, decidieron intentar llegar a su independencia asesinando a todos los españoles (vascos o no vascos) que no se doblegaran a sus caprichos y por eso había movimientos independentistas como ETA que mataban y otros que no lo hacían como el PNV y otros menos significados, pero que no perseguían como debieron hacerlo a los asesinos,

Y precisamente por eso, ahora tenemos Gobernando en muchas instituciones vascas a los herederos ideológicos de ETA, que nunca han renegado de ella y que se llaman ahora Bildu entre otras marcas y que mientras puedan gobernar estarán tranquilos, pero cuando dejen de hacerlo……ya veremos. Podemos comparte sus posicionamientos.

En Navarra tenemos ahora por vez primera, mas o menos una composición parecida a la catalana, con Gobierno de Independentistas apoyados por la izquierda más o menos radical, dejando al partidos mas votado Unión Navarra en la oposición. Podemos también los comparte aquí.

Y en Cataluña, mientras los vascos se dedicaron a asesinar para lograr sus objetivos, los políticos nacionalistas de CIU (que nunca habían sido independentistas y siempre dieron apoyo al PSOE o PP para gobernar en España) se dedicaron a robar a diestro y siniestro y en cuanto empezaron a descubrirse los ‘chanchullos’ de los Pujol, Mas y compañía y las inspecciones fiscales empezaron a perseguirles, dieron un giro de 180º, aliándose con sus oponentes históricos, los independentistas catalanes, para evadir el peso de la Justicia, a través de su utópica independencia.

Desde hace mas de cuarenta años han venido adoctrinando a toda la juventud catalana en el odio a España, mientras robaban todo lo que les llegaba a sus manos en perjuicio de la sanidad, la educación y los servicios sociales catalanes, manipulando el slogan de ‘España nos roba’, no sólo sin que ni PP ni PSOE, pusieran freno a sus desmanes y persecución de todo lo español, sino incluso en algunos casos haciéndoles el juego tanto por Zapatero desde el Gobierno Español, como por Montilla desde el Catalán que han sido muy responsables de la situación actual.

De otro modo no se puede entender que haya casi dos millones de independentistas, en una Cataluña cada día mas pobre y deprimida y camino de su ruina total y absoluta, cuando hace apenas veinte años no pasaban los votantes independentistas del 15 %, en una Cataluña mucho mas prospera y rica que la actual.

España no ha cambiado y siguen gobernando los mismos que gobernaban alternativamente, para bien o para mal, según se quiera ver.

En Cataluña ha sido brotar el Independentismo, crear problemas al resto de los españoles y arruinar a los catalanes.

Piensen, analicen la situación y encontraran las razones sin muchas dificultades.

Feliz año nuevo queridos amigos y lectores.

 

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *