Miércoles, 20 de septiembre, 2017  |  
Seat Ateca
Seat Ateca

- 17 julio, 2017 -

Domingo Vicent. Portavoz de Ciutadans en el Ayuntamiento de Vila-real. Como hijo de agricultor que trabajó de sol a sol desde prácticamente su niñez... De bien nacidos es ser agradecidos

Domingo Vicent. Portavoz de Ciutadans en el Ayuntamiento de Vila-real.

Como hijo de agricultor que trabajó de sol a sol desde prácticamente su niñez hasta su decrepitud, como descendiente de madre autónoma, trabajadora y emprendedora, luchadora toda su vida en una sociedad todavía hostil al protagonismo y relevancia de la mujer, llevo grabados a fuego conceptos éticos fundamentales como la honradez y la integridad.

Gracias a este legado y a la educación que con tanto esfuerzo me dieron, he podido desarrollar una trayectoria profesional seria y responsable, ni mejor ni peor que la de cualquier otro compañero de profesión, pero sólida porque se sostiene sobre los pilares del esfuerzo y el sacrificio.

La temeridad del emprendedor me llevó en su día a dar un paso adelante para contribuir con mi modesta aportación a que la sociedad cambie, a que la política se limpie, y a que el modelo se renueve.

Esto me llevó a platearme la posibilidad de involucrar directa o indirectamente a profesionales de distintos ámbitos, que pudieran aportar no solo su experiencia sino otras formas y criterios distintos de los que habían regido la cosa pública hasta el momento. ¿Qué mejor manera de construir esa nueva política que ha de hacer frente a los desafíos actuales?

Pero no es tarea fácil, el anverso de la tarjeta de visita de un profesional contrastado puede abrir puertas, pero si el reverso trae una invitación a participar en una actividad política el destinatario prefiere dar un paso atrás y declinar la oferta. No me extraña en absoluto.

Todos estamos acostumbrados a oír hablar de la mochila de la corrupción de algunos partidos políticos, pero no es esto lo que asusta a un experto. Es otra carga la que le ahuyenta de participar. Es la acumulación de vicios adquiridos y de malas praxis de la que hacen gala quienes han hecho de la cosa pública su fuente de vida. La nueva política debería resguardarse, igual que lo hacen los médicos, ingenieros, economistas, abogados, arquitectos, etc de aquellos que saltan de un partido a otro buscando la recompensa que no obtuvieron en el pasado. Porque no hay peor desprecio para un profesional que quien debe tomar decisiones sobre su trayectoria no reconozca su dedicación, su seriedad y su profesionalidad.

El refranero español es muy explícito en sus definiciones, y claro lo deja cuando nos dice aquello de que: “De bien nacidos es ser agradecidos” Si no seguimos sus consejos conseguiremos que quienes han venido a cambiar el modelo sean quienes hagan el mayor esfuerzo por perpetuarlo.

Google+

No hay comentarios por el momento.

Se el primero en dejar un comentario abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *