Miércoles, 29 de marzo, 2017  |  

- 16 marzo, 2017 -

Mercedes Ventura. Diputada autonómica de Ciudadanos por Castellón. Me siento orgullosa de ser valenciana por la riqueza lingüística y cultural de mi Comunidad. Es... Lenguas sin ideologías

Mercedes Ventura. Diputada autonómica de Ciudadanos por Castellón.

Me siento orgullosa de ser valenciana por la riqueza lingüística y cultural de mi Comunidad. Es todo un privilegio nuestra diversidad lingüística y contar con dos lenguas oficiales como son el valenciano y el castellano. Ser una autonomía plural contribuye a la libertad de todo ciudadano para expresarse en el idioma que desee, amando siempre nuestro idioma autóctono. Pero este amor se convierte en rebelión cuando nos imponen en qué idioma tenemos que comunicarnos.

Y rebelión es la que ha creado el Consell imponiendo que todos los funcionarios, cargos públicos y empresas que aspiren a tener contratos públicos deben comunicarse en valenciano. Esta imposición, a parte de coaccionar las libertades, se ha materializado en enfrentamientos entre la ciudadanía.

No era de esperar que estas políticas sectarias, que ya se han materializado en Educación, llegarán a todas las Administraciones, propagándose como un ‘cáncer ideológico’ hasta fin de la legislatura. Como un cáncer está actuando este Consell acabando con lo poco que funcionaba en la Administración, como por ejemplo, con el proyecto piloto de plurilingüismo y acabando con las libertades de los ciudadanos porque ahora nos vienen a decir cómo nos tenemos que comunicar.

Esta imposición, me recuerda a las de la época en que se coaccionaba nuestra libertad como pueblo para expresarnos en nuestra lengua autónoma, el valenciano. Debemos reflexionar sobre que los extremos nunca nos llevaron a un buen puerto. Estos extremos que imponen y prohíben solo trabajan para su fin partidista y no para el bienestar de todos. Por este motivo, se debe optar por el camino del centro  que es el de la libertad y la democracia. Porque cuando gobierna la ideología, no se gobierna para el pueblo.

Afortunadamente, el Consejo Jurídico Consultivo (CJC) se ha pronunciado ante esta imposición del Consell y puede servir como palanca de reflexión. El CJC ha apelado a la sensatez y a la libertad para usar una u otra lengua porque estas pertenecen a la ciudadanía y no a la Administración Pública. Si queremos velar por el derecho a la autoidentificación cultural no podemos imponer, debemos ofrecer libertades. Porque la promoción de un idioma no se puede hacer con imposiciones, sino desde una política constructiva y de libertades.

Como decía Cervantes -por boca de su escudero- “no hay razón para que el sayagués hable como el toledano”. Por este motivo, no hay razón para que se obligue a comunicarse en un idioma u en otro, cada uno se exprese en el idioma oficial que desee.

Reivindico que el idioma debe ser una expresión libre y la fotografía de un pueblo. Y si se impone se vulnera el derecho a la expresión del pueblo. Así que, reflexionemos.

 

 

Google+

No hay comentarios por el momento.

Se el primero en dejar un comentario abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *