Sábado, 16 de diciembre, 2017  |  

- 13 abril, 2017 -

Mercedes Ventura. Diputada autonómica de Ciudadanos por Castellón. A finales de marzo salía en prensa la noticia de que un padre era despedido tras... Humanizar las condiciones laborales

Mercedes Ventura. Diputada autonómica de Ciudadanos por Castellón.

A finales de marzo salía en prensa la noticia de que un padre era despedido tras pedir varios días libres para someterse a una intervención quirúrgica para donar parte de su hígado a su hija, cuya vida dependía de esta operación. Esta situación alertó a todos los ciudadanos que la leyeron, y a mí personalmente, me conmovió conocer como un acto tan grande y generoso como donar un órgano puede estar tan poco valorado, sobre todo por los departamentos de Recursos Humanos que como bien dice su nombre deberían estar más humanizados.

La justificación de que la ley no permite la baja ante esta situación no es un motivo de despido ante esta acción altruista. Se debería cambiar su modelo taylorista por un modelo más humanista centrado en las necesidades del empleado, porque será la única forma de avanzar hacia empresas más saludables. Las políticas de los recursos humanos obviamente deben cumplir con la ley vigente pero deben ser flexibles y tolerantes para favorecer un buen clima laboral y adaptarse a las necesidades del empleado.

Son muchas las investigaciones que han demostrado que cuando a los trabajadores se les deja de tratar como números, y se piensa en ellos como el capital humano o el valor que compone esa empresa, son más productivos. No hay más que decir que lo más importante que tiene una empresa es su personal y hay que cuidarlo si quiere perdurar. Es más, empíricamente queda demostrado que en épocas adversas, tener empleados que se sientan felices de pertenecer a una empresa es el mejor salvavidas que se puede tener para no hundirse.

En esta misma línea, las empresas deberían apostar por este camino mientras que las leyes se actualizan para ofrecer derechos a los donantes de órganos a tener una baja laboral. Porque no nos olvidemos de que en la actualidad hay miles de personas que para seguir viviendo o mejorar su calidad de vida, necesitan un trasplante, y si no se facilita la protección a estos gestos altruistas estamos reduciendo la donación en vida y limitando que muchas personas sigan viviendo.

Si se desea velar por optimizar el estado de bienestar, hay que realizar los cambios normativos necesarios en la legislación laboral para incluir la extracción de un órgano para donación como causa específica que justifica la declaración de incapacidad temporal para el trabajo y el consiguiente disfrute de una prestación monetaria de la Seguridad Social durante la extracción del órgano y la posterior recuperación del donante. Finalmente, no solo humanizando la sanidad se consigue mejor calidad de vida laboral sino que se debe apostar por empresas que tengan modelos de RRHH más saludables centrados en el empleado y que compartan que la salud del empleado no es un medio para conseguir un fin sino es el fin en sí mismo.

Google+
Whatsapp Telegram

No hay comentarios por el momento.

Se el primero en dejar un comentario abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *