Sábado, 25 de noviembre, 2017  |  

- 12 septiembre, 2017 -

Jorge Fuentes. Embajador de España. ‘Cayo Largo’ era una película estupenda de los años cuarenta, protagonizada por el tándem Bogart-Bacall, en que se ambientaba... Lo de Cataluña

Jorge Fuentes. Embajador de España.

‘Cayo Largo’ era una película estupenda de los años cuarenta, protagonizada por el tándem Bogart-Bacall, en que se ambientaba perfectamente la dramática progresión de un huracán de los que se producen con frecuencia en la idílica y atractiva Florida, lugar donde procuran jubilarse los americanos pudientes.

Cuesta creerlo teniendo en cuenta la climatología del lugar que conoce muchos de los 1200 tornados que anualmente castigan al país y no pocos de la docena de huracanes.

Aquí en Benicàssim, cuando el viento sopla a 30 kilómetros por hora ya nos enfadamos, allá corre a 220 y más. Cruzamos los dedos por nuestros amigos americanos del norte y del sur.

Pero no pensaba hablarles de los dramas de Florida y Méjico, sino de Cataluña. Todo puede ocurrir en Cataluña.

Una pitonisa de Figueras quiso hacer su Agosto proclamándose hija de Dalí y contando con la colaboración de una juez desenterraron al divino para hacerle las pruebas necesarias que echaron a perder las esperanzas de la maga. Un cero para ella y para la letrada. Que se preparen los famosos porque no van a descansar ni después de muertos y enterrados.

Pero no era de esa Cataluña de la que yo quería hablarles sino de la otra tristemente protagonizada por Puigdemont, Colau, Forcadell, Junqueras, Forn, Trapero y algunos más. Recojo sus nombres para la historia de la infamia ya que dentro de no mucho, confío en que los habremos olvidado.

Pero caigo en la cuenta que, cuando creíamos que la moda no era para los países dividirse sino unirse, como ocurrió con las dos Alemanias, los dos Vietnam, los dos Yemen, he ahí que ese ‘Estado Gamberro’ que es Corea del Norte se arma nuclearmente y nos pone -con la colaboración de la China continental, otro país dividido- al borde de un holocausto nuclear. Vamos señores chinos, dejen de apoyar a ese gordito impresentable ya que tal alianza les desacredita.

Pues con toda la gentuza que dirige el cotarro catalán, igual nos sale en el Noreste de España otro estado gamberro al estilo coreano, y, ¿saben lo que les digo? que se me han ido las ganas de hablar de la Diada, de las leyes del referéndum y de la transitoriedad y también del 1-O. Otra vez será.

P.D. Si no fuera porque el asunto es tan grave y porque está en juego el futuro de España, diría que me domina la simple curiosidad de saber cómo se resuelve el galimatías entre quienes aseguran que el referéndum tendrá lugar  y quienes, con igual convicción, afirman que bajo ningún concepto habrá referéndum.

Apostaría por que el 2-O, los dos grupos reclamarán haber acertado.

Google+
Whatsapp Telegram

No hay comentarios por el momento.

Se el primero en dejar un comentario abajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *