Miércoles, 26 de septiembre, 2018  |  

- 3 julio, 2018 -

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado. Lo que yo estimaba como muy probable la semana pasada en mi columna, se ha cumplido exactamente... Adiós al mundial

Miguel Bataller. Ciudadano del mundo y jubilado.

Lo que yo estimaba como muy probable la semana pasada en mi columna, se ha cumplido exactamente y por las razones que yo apuntaba.

El seleccionador nacional quiso insistir en el fútbol de toque en medio campo y con Diego Costa en punta como rematador, rodeado de una muralla defensiva rusa de altura, concentrada en el área, privando de espacio a un delantero que los necesita para ser peligroso, ya que no es hombre de regate fácil en espacios pequeños, en vez de prescindir de uno de los jugones en medio campo y de Costa, para aumentar el potencial ofensivo basado en el desmarque y el juego combinativo rápido y profundo de Aspas y Rodrigo desde el principio.

Sólo en la segunda parte de la prorroga, se juntaron esos dos hombres en ataque y en apenas 15 minutos los españoles remataron mas veces a puerta que en los restantes 105 minutos, ya que Rodrigo en tres ocasiones (una de cabeza y otras dos con pierna derecha la primera tras una magnifica penetración por banda derecha que le desvió milagrosamente Akinfeef y la segunda con la izquierda tras combinar con Yago Aspas y rematar a puerta en posición incomoda y complicada que pudo parar el guardameta ruso) y también Aspas en otra ocasión, puso a prueba al portero del CSKA.

En el resto del partido, apenas se produjo el gol en un centro de falta sobre el área de Marcos Asensio, que rebotó en el talón de Ignasiewitch, mas pendiente de frenar a Sergio Ramos, que de seguir la trayectoria del balón, que accidentalmente fue a parar a las mallas en una jugada afortunada para España y ya en el minuto 84 se produjo el primer tiro a puerta con cierto peligro, por parte de Iniesta desde el borde del área grande que detuvo acertadamente el meta ruso junto al palo.

Y entre una jugada y la otra al borde del descanso esta vez le tocó “cantar” a Piqué a la salida de un balón parado, siendo superado en el salto por el gigantón Dzuyba que remata a puerta y se encuentra en su itinerario hacia la red con el brazo extendido del defensa catalán que incurre en un penalti tan evidente como innecesario e involuntario, que a la postre nos llevó a la prorroga y a los penaltis, donde esta vez Kobe y Aspas, tropezaron con un Akinfeev en estado de gracia, mientras De Gea no pudo detener ni uno solo de los disparos a puerta de los rusos.

Nos quedamos fuera del Mundial sin haber perdido un solo partido, pero habiendo ganado sólo uno…y de que maneras.

No hemos merecido mejor suerte, porque nos han faltado recursos técnicos y capacidad física en algunos de nuestros hombres transcendentales, para sacar adelante los partidos.

Y analizándoles uno a uno, nos encontramos con:

De Gea, que de once tiros que le han hecho a puerta en todo el Mundial, tan solo hizo una parada de mérito, teniendo que recoger el balón del fondo del fondo de sus mallas en las otras diez.

Cuatro de penalti en la última serie, otro de penalti de Cristiano Ronaldo contra Portugal, otro de golpe franco imparable del mismo jugador y un tercero en una jugada desgraciada del guardameta, ante el delantero del Real Madrid.

Ante Irán mantuvo la puerta a cero, pero sin sufrir remates a puerta de los persas. Los que hicieron salieron fuera y lo demás balones centrados.

Contra Marruecos, en un despiste entre Ramos e Iniesta, el delantero marroquí se plantó sólo ante él y marcó entre sus piernas y a renglón seguido en otro despiste defensivo el mismo delantero y a la salida de un fuera de banda cabalgó sólo hasta ponerse frente al meta español, que hizo la única parada de mérito en los cuatro partidos que hemos disputado, porque a pocos minutos del final y a la salida de un córner, hubo un despiste lamentable de nuestros centrales que le permitieron al joven En Nesiry (delantero casi juvenil del Málaga) rematar espectacularmente a la escuadra de la meta española, sin dificultar en absoluto ni su salto ni su remate, en otra “cantada” de la zaga española, que en este torneo no ha rayado a su altura habitual, nadie mas que Nacho…fuera de sitio.

Hay que analizar un centro de campo en el que solo recuperaba Busquets apenas ayudado por Koke cuando jugaba, porque los demás se dedicaron a ejecutar la “táctica del limpia parabrisas” de un lado al otro miles de pases tan estériles que no llevaban a ningún sitio, en unos rondos absurdos que ni conseguían abrir a las defensas adversarias , ni encontrar huecos para penetrar dentro de sus entramados, ni ellos ni el delantero estático, que vivía en un agobio permanente rodeado de torres insuperables por arriba…que era su especialidad y por abajo…donde él carecía de la imprescindible técnica individual que si tenían Aspas y Rodrigo, pero que estaban sentados en el banquillo casi siempre.

Al único que yo salvaría por su derroche físico en todos los partidos y por ofrecerse continuamente para recibir y combinar quizás sería Isco, aunque a fin de cuentas marcó un gol y asistió en otro, pero nunca pudo conectar su peligroso tiro a media distancia, como tampoco lo hicieron ni Silva (desaparecido en combate por problemas familiares durante todo el año) ni Marcos Asensio totalmente decepcionante contra Rusia, ni Thiago que no apareció en ningún momento, con acciones positivas.

Koke hizo lo que se le pedía como lugarteniente de Busquets, sin desplegarse en exceso para no desproteger un sistema defensivo muy frágil y por momentos me hubiera gustado ver a Saul en el campo, por su potente disparo de media distancia y su poderoso juego aéreo.

Y delante Diego Costa trabajó lo indecible siempre y brilló contra Portugal porque dispuso de espacios para desmarcarse y correr buscando balones largos, pero los tres últimos partidos, no eran para un jugador de sus características, porque todos sabíamos que iban a defender por acumulación, tanto Irán como Marruecos y Rusia y en esos espacios reducidos no sabe desenvolverse Diego.

Mucho menos si los que llegan desde la media punta caminan en vez de correr y desmarcarse, imposibilitando que se creen espacios a partir de la entrada en el área grande del equipo que defiende.

Para eso, imagino yo que tenia que haberse previsto un Plan B, para el que se disponía de Aspas y Rodrigo, como anticipé la semana pasada y quedo muy patente en la segunda parte de la prorroga.

Lamentablemente un cuarto de hora no permitió revertir una situación que se veía venir y luego en el cara y cruz de los penaltis…echamos de menos a un Casillas, que nos había sacado las castañas del fuego en otros Mundiales y Copas de Europa, pero que no estaba en Moscú.

Ahora solo nos queda, consolarnos con los fracasos de Alemania, Argentina, Portugal (últimas Campeona y Sub Campeona del Mundo en Brasil y Campeona de Europa) y disfrutar del fútbol trepidante de una Francia, que desde la solidez defensiva y la fortaleza de su medio campo, se proyecta vertiginosamente al ataque con Mbappe y Griezman, mientras Giroud les baja los balones o se los pone para sus carreras y disparos.

De una Bélgica que ayer remontó a unos japoneses intensos, pero bajitos y que su entrenador Roberto Martinez, si supo buscar y encontrar las bazas en su banquillo con Fellaini y Chadli para remontarles un 2-0 a falta de 20 minutos para el final.

Y una selección brasileña, que a medida que van pasando eliminatorias, van mejorando sus estrellas y cogiendo las riendas del equipo sólido atrás, equilibrado en medio campo (aunque falto de creatividad) y desbordante de velocidad, calidad y disparo en el área rival.

De estas tres selecciones va a salir la Campeona del Mundo en mi opinión, aunque también le concedo remotas posibilidades a una Inglaterra bien plantada en el campo, pero menos resolutiva en ataque donde la dependencia de Kane es excesiva y Rashford, Lingard y Sterling no acaban de explotar mientras Delle Alli progresa adecuadamente.

La semana que viene, ya podremos hablar con más elementos de juicio, aunque no hay que descartar una sorpresa del futbol rocoso y potente de Suecia y Suiza o del milagro colombiano, menos previsible con la ausencia de James (su alma) en los octavos de final.

Gracias por leerme y hasta la semana que viene.

Al final del Mundial…haremos el análisis definitivo de la plantilla del Villarreal, que estará ya prácticamente cerrada.

Feliz verano.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *