Domingo, 21 de julio, 2019  |  

- 20 junio, 2019 -

Luis Andrés Cisneros La palabra Avernoproviene del latín Avernus, que en la mitología grecorromana se refería al Hades o Infierno que, a su vez,... A las puertas del Averno

Luis Andrés Cisneros

La palabra Avernoproviene del latín Avernus, que en la mitología grecorromana se refería al Hades o Infierno que, a su vez, viene del griego Aornos, que significa sin pájaros, ya que fue en el lago Averno, cerca del volcán Vesubio, en donde los antiguos situaban una de las entradas al Hades o mundo de los muertos.

Ni más ni menos que eso era la entrada al Infierno y que estaba guardada por Cerbero, que era un perro de tres cabezas, que se encargaba de vigilar la entrada al propio Infierno. De ahí proviene (cosa harto curiosa) la palabra Can Cerbero (Perro Cerbero) que, con el tiempo, ha servido para denominar a los porteros de deportes de balón, como el fútbol o el balonmano (cancerbero), aunque, por fortuna, sin tres cabezas.

Bueno, pues hete aquí, que cuál si de mitología o leyenda se tratara, en nuestros días, y más concretamente en España, estar a las Puertas del Averno, o del Infierno, es una realidad palpable, con el agravante de que el Can Cerbero, que debía custodiar dichas puertas no está o, a lo mejor, un político en aras de lo Políticamente Correcto, lo ha eliminado.

Vamos a dar un repaso a algunos hechos que autentifican y comprueban que nuestro descenso a los Infiernos es algo más que previsible.

Varias mujeres pertenecientes a una asociación, pretendidamente benefactora y protectora de los ‘perversos hombres’, llamada Infancia Libre, han sido detenidas por sustracción de menores. Eran subvencionadas y protegidas por organismos oficiales y partidos políticos. Y las feministas sin abrir la boca.

Se hacen leyes injustas, en las que se conculcan derechos fundamentales de los hombres, como la presunción de inocencia y se les detiene sin miramientos de ningún tipo. Ser hombre, heterosexual y blanco, empieza a ser una condición de alto riesgo.

Las prebendas y beneficios de todo tipo que se conceden a los colectivos LGTBI, sin control ninguno y con un alto grado de clientelismo político, está empezando a delimitar unas castas con más diferencias que en la India.

En Cataluña, se sigue pregonando a los cuatro vientos que volverán a dar un golpe de estado, y nadie se quiere dar por enterado. Todos parecen verse encantados con esta situación. Los que lo tienen que evitar no lo quieren hacer y los que lo quieren hacer lo harán. Y nos engañan llamando dialogo a lo que no es nada más que una imposición por narices.

Los asesinatos cometidos por mujeres (como por ejemplo una mujer en Gerona que mata a sus dos hijas arrojándolas al vacío) se esconden, ya que conocerlo acabaría con la Dictadura del Género (y sus chiringuitazos).

Los partidos políticos se ufanan en buscar, cómo mercaderes rastreros posiciones ventajosas en los puestos de mando, sin importarles, lo más mínimo, los compromisos con sus votantes. La avaricia sale reflejada en sus rostros, en sus hechos, en sus ‘cordones sanitarios’, en sus desprecios más elementales hacia el ser humano.

Todos esos que dicen estar para servir al pueblo, son auténticos estafadores del lenguaje y del respeto. Salvo las excepciones de VOXy de algunos del PP, que han jurado o prometido sus cargos, el resto han estado inmersos en un repertorio de payasadas a cuál más abyecta. Es como si un médico a la hora de hacer el juramento hipocrático, lo hiciera diciendo ‘lo hago por el cocido montañés’. El que no se respeta a si mismo, no se puede hacer respetar.

En Tarrasa, una supuesta profesora de primaria (debería ser apartada a perpetuidad de la carrera docente e ingresada en prisión), agrede y expulsa a una niña de 10 años de su clase por dibujar la bandera de España, acompañada de la frase Viva España. Que se sepa, ningún chiringuitazo de LGTBI, de Identidad Sexual, de Igualdad, de Catecismo Feminista u otras zarandajas similares ha abierto la boca.

Mientras las pensiones a todos aquellos que han dedicado toda una vida al trabajo, están viendo cómo van siendo devoradas por el apetito recaudador de las autonomías, chiringuitos y enchufes, no hay ningún recato en, por una supuesta solidaridad, dedicar ingentes cantidades de dinero a los emigrantes ilegales que están en nuestro país y que, gracias a la magnanimidad de los buenistas marxistas se les entrega a los que, con un poco de suerte, en poco tiempo les podrán pedir el voto.

El dato más alarmante es el que ha salido hace pocos días; en los últimos diez años, la natalidad en España ha descendido un 40%. Esto si que es una caída no a las Puertas del Averno, es la entrada en caída libre a las mismas brasas del Infierno. A este ritmo no solo desaparecerán las pensiones, desaparecerá España. Ya están poniendo las bases para que esto ocurra.

Al mismo tiempo que nuestro país ha alcanzado el primer puesto mundial en menor número de hijos por matrimonio, estamos alcanzando cotas de récord en número de mascotas en Europa. Todo ello es la consecuencia del ataque furibundo a la familia como núcleo fundamental de la sociedad occidental, y sustituyéndola por otras formas de convivencia entre humanos, que no vaya dirigida a la conservación de la especie.

Sólo desde VOX se habla sin tapujos de apoyar a la familia tradicional y que ha sido el baluarte que ha hecho del mundo occidental un crisol de valores, convivencia, respeto y generosidad. Sólo la Familia, nos podrá salvar de caer despeñados a la desaparición, no solo de España, también de la civilización occidental.

Nuestro primer paso para no caer de cabeza en el Averno debe ser defender la Familia

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *