Viernes, 16 de noviembre, 2018  |  

- 13 septiembre, 2018 -

Marisol Linares. Exdiputada del PP. Después del verano y tras la vuelta a una supuesta normalidad, el ambiente político se ha tornado agrio e insultante.... 100 días

Marisol Linares. Exdiputada del PP.

Después del verano y tras la vuelta a una supuesta normalidad, el ambiente político se ha tornado agrio e insultante.

El inquilino de la Moncloa está llevando al país a una situación de crisis institucional y de convivencia inusual, algo que se contradice con sus palabras de normalización y concordia que defendió en su discurso para hacerse con el
poder.

Pero tras 100 días de Gobierno el balance se reduce a las idas y venidas en anuncios, es decir, a la rectificación constante y a la caída de dos ministros en tan solo 3 meses.

Además del chantaje al que es sometido para poder seguir ocupando su sillón en la Moncloa. Entre las presiones de los grupos minoritarios y las ocurrencias propias el gobierno se ha limitado a tomar decisiones en temas como el asalto a RTVE y la purga de profesionales, la exhumación de Franco, la subida de impuestos, y una errática política de inmigración usando un problema humanitario para su uso político con un marketing puro y duro.

Además de calentar el ambiente con declaraciones como el acercamiento de presos en Cataluña y Euskadi o el caso Navantia donde han tenido que ser los propios trabajadores los que se sacaran las castañas del fuego.

Para culminar el ambiente de crispación, la polémica del master de los políticos que ha servido para arremeter unos contra otros, recordando que fue el PSOE quien empezó con una guerra que, como siempre, se le vuelve en contra
teniendo que beber de su propia medicina.

Este es el panorama del actual Gobierno que sigue anclado en unos grupos minoritarios que le apoyan, sin querer convocar elecciones generales (tal y como prometió el propio Sánchez en su discurso de investidura). El sainete
podría tener su gracia sino fuera porque los índices económicos alertan de una desaceleración de la economía y de la subida del paro en nuestro país.

La salida de Rajoy ha demostrado que la izquierda deshace y reparte una vez más aquello que tanto costó construir. La demagogia, el marketing político y el populismo de los distintos grupos que nos gobiernan están poniendo a España en el sendero de una nueva crisis.

Espero que las palabras de Mariano Rajoy en su despedida sean una realidad cuando dijo aquello: “Los españoles nos volverán a buscar”.

Por la convivencia, por el futuro de las nuevas generaciones esperemos y queremos que así sea.

Google+
Whatsapp Telegram


No hi ha comentaris per el moment

Escriu el primer comentari!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *